dimecres, 21 de gener de 2015

UN POEMA NO SUELE DECIR LA VERDAD DE NADIE

Malene Thyssen, http://commons.wikimedia.org/wiki/User:Malene


¿De qué sirve remendar un verbo apático
si el poema nos engañará hasta la muerte?

Alto voltaje en una toalla húmeda, su pulso
rítmico nos marca el paréntesis idóneo entre axiomas,
el temblor de su nuez
cuando resume el azul de los nombres,
la acentuación fónica de los océanos,
 o cualquier otra nadería. Siempre es así,
con la credibilidad hinchada y redonda
sobrevuela, en ropa interior,  o vestido de gala,
todos los paisajes que huelen a tragedia,
todos los suicidios menores de edad
y cuantas calles sin salida
devore con su marcha fúnebre.

Un poema no suele decir la verdad de nadie,
tan solo hinca sus dientes en el charco,
nos retuerce y proclama a voz en grito
su  potestad literaria y nuestra muerte poética.


Traducido al alemán por Johannes Beilharz

4 comentaris:

MiLaGroS ha dit...

Eres genial, grande y buenísima poeta. un besazo.

P MPilaR ha dit...

que como ninguna verdad,
augura pasto de mansedumbre
para crédulos solo. Solo para ellos.

Besos

P MPilaR ha dit...

estaremos tejidos de verdades antes de vaciarnos de poemas

Sensaciones Sensation ha dit...

...hinca sus dientes en el charco...

Impactante!!!

Me gustó! !!
Un beso