dimecres, 11 de febrer de 2015

TODO CUANTO EMBRAGA EN MI NOMBRE



TODO CUANTO EMBRAGA EN MI NOMBRE

El genoma  de mis verbos suda y huele a grillos,
sin dientes, pero sin un solo paso suicida,
pide tristezas a domicilio y un amor underground
aprovecha para entrevistarlo
en una habitación de pequeña tirada
y publicar sus besos delgados en los dominicales.

Pero al conjugarme, el acopio de cromosomas
se horizontaliza  y mi peso
sin drama, sin bicarbonato y sin estómago,
-cada vez más hermético-
aúlla mi silueta manipulada, esquelética ,
como un borrador de ataúd a mi medida.

Así que poco interés tendrá para el mundo
la información genética del depósito de chatarra
donde duermen mis estrofas de segunda mano,
ni  la fase terminal del carburador
que pone en marcha un sólo verso,
si todo cuanto embraga en mi nombre
depende de la hermosa aceleración del peligro
y el desahucio inminente del  freno
fuera y dentro del poema.

3 comentaris:

P MPilaR ha dit...

El depósito aguanta balazos sin perforarse.

merche marín ha dit...

Encantada del desahucio del freno. Dentro, fuera y en las esquinas de cualquier poema. Un abrazo, Marian y gracias por comentar mis humildes versos libres sin freno.

merche marín ha dit...

Encantada del desahucio del freno. Dentro, fuera y en las esquinas de cualquier poema. Un abrazo, Marian y gracias por comentar mis humildes versos libres sin freno.