dimecres, 24 de març de 2010

UNA DEUDA CONMIGO ES UNA DEUDA CON LA HUMEDAD


Imagen extraída de la red.



A esa blancura que ya no puede rozarme.


Escamas repetidas
en dos corazones de carne.

La edad en ropa interior deserta de mis pasos,
amordaza las sienes y yo permanezco inmóvil
en esta ciudad cerrada, en esta habitación materna
que adelgaza el silencio, silba los cuerpos
con el ruido de los brazos
dando besos inútiles al aire.

Mi voz pesa en exceso
en esta serenidad suicida,
con este animal sangrante
que ejecuta mi nombre derivado,
con el recuerdo roído por el agua y el vértigo
de la ausencia pegada a mis párpados de nogal,
entre aullidos que tiemblan sobre su belleza de hija,
de madre, de semilla incrédula.

Una blancura que no puede rozarme,
deseada más allá de mis ojos, mucho más lejos
de ese caldo de cultivo que es mi cuerpo,
de esa vergüenza vieja que es la palabra tullida,
demasiado alta, densa y aceitosa,
como el sudor que quiere reconocerla
y se queda sobre las manos, penetrando el tiempo.

La muerte tiene lengua de lince,
y mis oídos siguen atentos,
porque una deuda conmigo
es una deuda con la humedad salada y ácida
que levantó una pared en los pulmones del mar,
un compromiso grave, amplificado en cada espuma,
en cada limitación de su inconmensurable sonrisa.


Marian Raméntol
------------------------------------------------------------------
Poema recientemente publicado en la revista Herederos del Caos, nº 15. Marzo-Agosto 2010.

Este mismo pema motivó un publirreportaje sobre mi trayectoria poética que fue radiado por Graciela Leg en Uruguay. (Agosto 2010)

22 comentaris:

Mónica López Bordón ha dit...

hola Marian

me encanta la contundencia de tu verbo.

este verso es precioso: "A esa blancura que ya no puede rozarme"

me impactó la mirada de lince de la muerte. Genial.

bss

Perfecto ha dit...

Amiga Marian, éste, como tu poesía en general, es un poema que viene a reflejar ese estilo personal que le hace identificable e inconfundible. De toda la poesía que se viene haciendo, y a la cual accedo bien por medios escritos o a través de internet, tu literatura la tengo por una de las más novedosas y originales.
Hace algún tiempo que nos leemos, y que coincidimos en algunos espacios, y según puedo leer, no soy yo el único que piensa que eres una creadora solvente.
Hoy quiero hacerte una petición. Como sabes, en mi blog voy pidiendo a aquellos poetas y amigos, a los que aprecio de forma muy particular, por ser objeto de mi mirada curiosa y atenta, a que me permitan poder publicar en mi blog algunos de sus poemas. Ello obedece solo a mi afán de, puesto que ya formáis parte de mi persona, también estéis en esa pagina, que cada día estoy mas ufano de poder mostrar, y estaría incompleta si no pudiese mostrar todos mis afectos y mis fuentes, donde hundo mi imaginación y mis mas intimas vivencias en este mundo de la lírica. Te rogaria que si estas de acuerdo, lo hagas por este medio, o por correo electronico. Mi correo es: perfectoherreraramos@yahoo.es.

Un abrazo.

José Antonio Fernández ha dit...

Te felicito por esa escritura que consigue que los sentidos se activen.
Un abrazo.

Noray ha dit...

¡Inmenso! Es una preciosidad.


Tu voz no pesa,
tu palabra es manantial
que penetra en la dermis
hasta alcanzar la sangre
para hacerse necesaria.


Un abrazo

Sarco Lange ha dit...

Eres eterna, Primavera, desde lo anfibio hasta la cuna de todos los dioses.
Muicks!

calendulaymar ha dit...

Me ha gustado mucho este poema pero, más allá de él, una pregunta: ¿estás segura de que la blancura ya no puede rozarte/le? Tal vez ya te/le esté rozando, en cada palabra que musitas... Precioso. Gracias.

Laura Gómez Recas ha dit...

Belleza. La belleza se intercala entre los versos y aparece como en un entredós. Se combina con la dura realidad de la inteligencia existencial de una hembra. Mujer de conciencia.

Excelente, Marian.
Laura

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Lengua de lince y mirada certera, querida Marian, tiene la muerte.
Besos.

joancoch ha dit...

Be, es pensar com fer l`obra, fins aviat.

andres rueda ha dit...

Gracias Marian ¡¡
Me encanta tu poesia e inspira.

BESO
Andres

J. J. García Rodríguez ha dit...

Tu voz escrita por el contrario resulta liviana y apetecible de que pase delgada como un hilo de seda por dentro de los ojos.

Me quedé pensando en lo de la blancura que no puede rozarme.

Un saludo.

Poeta Carlos Gargallo ha dit...

Querida Mariam, desde la primera vez que te leí, me hice fans, ahora me doy cuenta que hice lo mejor, mil besos amiga mía.

wílliam venegas ha dit...

Sus imágenes se quedan rondando en mí, así de líricas.

JULIA© ha dit...

La muerte tiene lengua de lince,
y mis oídos siguen atentos,
porque una deuda conmigo
es una deuda con la humedad salada y ácida
que levantó una pared en los pulmones del mar,
un compromiso grave, amplificado en cada espuma,
en cada limitación de su inconmensurable sonrisa.

...


Como un duelo desgarrador... en espera de comprender la pérdida...

Impactante y adolorido mi niña.

BESOS

Alicia ha dit...

Excelente.
Quizás haya quedado algo de pureza intacta se acercará y te abrazará como otrora.
Abrazos.
Alicia

La sonrisa de Hiperión ha dit...

Un placer siempre pasar por tu espacio... y llevarme estas cositas para mi.

Saludos y un abrazo enorme.

CaminanteDeNoche ha dit...

Tu imaginación y surrealismo es un pozo sin fondo del que siempre salen versos increíbles.

Te habría gustado estar ayer con nosotr@s en el homenaje, el libro editado "Poemas y altres poemas" de Pinilla es bellísimo, y pudimos encontrarnos personas que hace tiempo no nos veíamos. Faltabas tú...

Este es uno de los poemas que le dediqué, entre otros:

Qué besos, lágrimas, naufragios
entre tus sílabas.

Qué página del verso
respiras hoy.

Has cerrado tu libro
con la última firma;
en tan sólo un minuto
agua y adiós.

Un abrazo

Carlos Rivero. ha dit...

Hola Mariam!.Muchísimas gracias por tu visita y comentario.Tambien agradecerte la oportunidad que este hecho me ha dado para conocerte.Es impresionante tu trabajo.Me hago seguidor instantáneamente y volveré a disfrutar del profundo y sensible trabajo poético.
Un beso.

Luisa Arellano ha dit...

Me quedé prendida en esos dos corazones con escamas y se me hizo doloroso el avance. Siempre provocas terremotos.

Besos y más besos.

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Marian: además de otros dones, tienes el de transmitir el dolor con la ligereza de una pluma, o de un pétalo, el de esa blancura que ya no puede rozarte físicamente pero que impregna tu poesía con una fuerza más poderosa que la luz. Eso lo has llevado siempre dentro, es imposible improvisarlo, lo cual demuestra que el poeta nace, no se hace.
Besos.

salvadorpliego ha dit...

Excelsa calidad en tu versar. Me pongo de pie y aplaudo tus letras.

Un fuerte abrazo.

Adrian Dorado ha dit...

Dicen que cuando la densidad alcanza su culminación se aliviana en dirección opuesta y pareciera ser así, cíclicamente, como entramos y salimos de las presencias que se ausentan y las ausencias que se presentizan.
Los duelos duelen hasta que se duelan a si mismos en una autofagocitación liberadora.
¡Menos mal!
Tanta humedad dilata los lagrimales y expande las branquias.