dilluns, 29 de març de 2010

CON EL PASAPORTE DE LOS AÑOS BAJO EL BRAZO


Imagen perteneciente a la fotógrafa Mar Olea, con la que estoy preparando conjuntamente con J.L. Casaseca una exposición "fotógrafo-escultórico-poética" de la que os informaré más adelante. Podéis consultar algunas de sus obras en: Blog Mar Olea



Un fusil sucio de sol
como alma que abraza su fecha de caducidad,
una equivocación gaseosa
que entristece la boca de la tarde,
ese gajo maduro del día que hiberna
en septiembre, con la muerte bajo la cama
empujando los huesos,
mientras las voces del campanario
enumeran los ataúdes, las sístoles ilegítimas,
y esos penúltimos ojos
recién alquilados a la miseria.

Octubre espera con sus brazos móviles
a que la luna nos destete,
un disparo de labios,
un metro cuadrado de dignidad
desde donde escribir el miedo con todo el cuerpo,
pero nada llega desde nuestro esdrújulo vientre,
desde nuestras manos tachadas,
y la palabra empieza a tener hambre.

Nos sucederemos al lado de los meses,
con el pasaporte de los años bajo el brazo,
y espero que entretanto hayamos aprendido,
la voz llagada de un nombre ciego,
su sabor imperdonable y la estatura de su sexo.


Marian Raméntol

--------------------------------------------------------

Poema Publicado en Arte poética. Antología Universal. Rostros y versos. Espacio dirigido y coordinado por André Cruchaga. Diciembre 2009.

6 comentaris:

Amando Carabias María ha dit...

Como siempre en tus poemas, las imágenes de estos versos convierten en nuevos conceptos o nuevas posibilidades las viejas concepciones de la realidad.
Para darle vueltas, desmontarlo como un puzzle y volverlo a construir...
Es hermoso y duro, tan duro como un fusil sucio de sol, o como que la palabra tenga hambre.

José Antonio Fernández ha dit...

Muy bonito el poema, Marian, las imágenes estupendas.
Un fuerte abrazo.

La sonrisa de Hiperión ha dit...

El mundo tiene frotneras pintada con lapiz... el mundo sigue estando loco...


Saludos y un abrazo enorme.

GEORGIA ha dit...

Que intenso mujer, me gusta demasiado la fuerza de tus poemas, este es casi un canto filosófico, con un divino sabor a nostalgia

te abrazo

Sarco Lange ha dit...

Todo eso y mucho más. Que las águilas vuelvan a cenar en tu mesa colibrí...
Mil abrazos
Mil capullos.
SL

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

"Nos sucederemos al lado de los meses, / con el pasaporte de los años bajo el brazo...": una imagen potentísima que resume perfectamente nuestro tránsito por la vida. Te lo dice un transeúnte que comulga con tus versos.