dimarts, 23 de març de 2010

UN INFIERNO ALADO QUE ME AMA


Imagen extraída de la red


Se estrecha la lluvia porque de otro modo
no cabe en la extensión de mi cuerpo,
el cielo es una colina sobre mi, un brazo crucificado
en cada piedra de este mar poroso que se desploma
sobre la avería y la boca licuada.

El dolor en los ojos me llama, y acudo con las pestañas
de viento atravesado, vulnerable,
para sentir en la mejilla mi peso caliente,
y oír el gemido que asume el final de los labios.

Donde no respira la luz,
mi límite inhumano me define entre versos larguiruchos,
me ahogo en el fantasmagórico rigor de mi boca,
como espuma ceñida al cielo, y se me escapan las garras,
el bozal precede mi noche, borracha de litros
de infierno alado que me ama salvajemente por la nuca,
por los ojos, por la niebla de mi cuerpo tendido.


Marian Raméntol

11 comentaris:

Amando Carabias María ha dit...

Como siempre, me acodo sobre el precipicio de tus versos y me quedo tan extasiado como contemplando un paisaje inabarcable, un paisaje que necesita ser saboreado mucho tiempo para descubrir cada uno de sus rincones.

José Antonio Fernández ha dit...

Me encantan las imágenes que utilizas, me encantan, creo que ya lo había dicho pero bueno, invitan a varias relecturas, cual la mejor.
Un placer.

Luisa Arellano ha dit...

Un placer inmenso dejarme arrastrar por la inmensidad de tus torrentes creativos.

Abrazos

Anònim ha dit...

Donde la luz se ahora
en su falta de pulmones,
solo el desgarbo
de unos versos impostores
podrian delinear tus bordes inhumanos
(si acaso los tuvieras,
o te complacieras en inventartelos)asfixiada por los esperpenticos
rigores
que te impone tu boca,
pegadas al cielo
las babas del oceano,
como antesala nocturna la mordaza,
quiza disfrazado de infierno un satiro
con alas de cuervo y lengua
de fuego ambiguo,
lamiendote la nuca, los ojos,
?la niebla que extiende
o destila tu cuerpo?

Como siempre, metiendome por los presuntos
reveses de tus versos
sin saber, en verdad,
en donde me estoy metiendo.

Como siempre, Jorge,
que remedio.

Esencia ha dit...

No es facil trazar las eociones y sensaciones ,sin embargo tu poesía ha sabid darles cuerpo, alma y voz para trasmitirse perfectamente.

Saludos, siempre esencia.

Perfecto ha dit...

Litros de infierno alado: una imagen poderosa.

Un abrazo.

Noray ha dit...

Aunque casi siempre te leo desde el silencio, porque me emocionan profundamente tus poemas y al final nunca sé qué decir, salvo que son un a auténtica belleza, hoy sólo quiero decirte que este verso, "Donde no respira la luz", es un poema entero, vale un potosí.



Un abrazo

Sarco Lange ha dit...

7 monos, una selva, las lianas bajo el sol.
7 monos, una selva, los disparos...
SL

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

Jo, Marian. Eres genial con las anáforas. Disfruto con cada escalón de tu poema, y esos litros infierno alado que te ama.
Besos

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Me sumo al comentario de Perfecto. La fuerza de los tres últimos versos del poema invita inmediatamente a releerlo. En tu línea, que no es decir poco...
Besos.

salvadorpliego ha dit...

Excelso!!!!!! Aplausos, poeta.
Pasaré más seguido por aquí.

Un fuerte abrazo.