dilluns, 1 de març de 2010

LA ANATOMÍA DE LA PIEDRA ME LLENA LA BOCA


Imagen extraída de la red.



Mi lengua repudia la mañana en esta carrera de soles,
devuelve a cobro revertido los nombres manchados
por la boca del poeta, por el perfume de los dedos,
por la cuesta retorcida de una arteria inflamada,
como puente entre la repetitiva llegada de un río
y esa predilección por las despedidas sin remite.

El ridículo amanecer se atreve a despreciarme,
porque sabe de la brevedad de mi pecho,
el abrevadero de sonrisa amplia
en el que lavo mi sexo y me descubro indolora,
con los pies ordenados.

También yo soy primeriza
en esta carrera de agostos
donde la anatomía de la piedra me llena la boca,
la seca, agranda los bolsillos de mares de hojalata
que me invento, y resuenan mis labios en la calle,
en la geografía de una mano, en el cuello tenso de la tarde.

Pero entre el alba y yo, hay ciertas diferencias,
mi desliz silábico siempre ha sido locuaz,
con lunas de hierba en los tobillos de cada abecedario
y un sutil regusto a desenlace,
aunque sea cierto, que como ella,
sobro en el límite del mundo,
en la lágrima abultada,
que como ella
muere más allá del nacimiento de los nombres.


Marián Raméntol
---------------------------------------------

11 comentaris:

Mamen* ha dit...

Me voy de tu poema con lunas de hierba en mis tobillos y pensando, si será cierto que hay diferencias entre tú y el alba. No sé, no sé.

Mil besos querida poeta.

Amando Carabias María ha dit...

Poema de desolación, diría. Pero al mismo tiempo con gusto a lucha, con esencia de sudor para la pelea por la vida.

José Antonio Fernández ha dit...

Imágenes muy, muy interesantes. Para disfrutarlas una a una.
Te felicito por tu escritura.

*E_lys_a* ha dit...

Marian, las imágenes de tus poemas dejan con la boca abierta y el pensamiento dibujando. Es un placer leerte de verdad.

Un besico fuerte!

HELICES ha dit...

he cometido muchos crímenes
por ahora he de decirte
que no te he visitado lo suficiente
que no he aprendido lo suficiente
de tus besos
en forma de palabras
y que deberé empezar contigo
de nuevo, como cuándo aprendemos
a respirar, a visitar de nuevo
a los amigos que nos dejamos
y luego los extrañamos
sin saber por qué
ahora me lleno la boca
para decirte que tu anatomía
la pienso poner de link en mi blog
no es mucho, pero es lo que tengo hoy para decirte gracias
por estas metáforas preciosas
que regalas,
sin pedir nada a cambio
un saludo de un aprendíz

Martín o superlabuat,
como prefieras...

http://todomisilencio.blogspot.com

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

No recuerdo haber leído jamás una crónica del alba tan precisa como la tuya, donde las imágenes poéticas parece reales como la vida misma, corporales como el cuerpo mismo..., donde la metáfora se hace carne al descubrirte "indolora, con los pies ordenados".
Otro gran poema.
Besos.

Terly ha dit...

La percepción de cuanto nos dices en este bello poema, hace que mi mente navegue por un sinfín de fantasía.
Gracias por invitarme a soñar.
Un beso.

CaminanteDeNoche ha dit...

A veces las piedras nos llenan la boca, y a veces de esas piedras salen unos impresionantes versos en los que el alba desfallece...de envidia.

Un abrazo.

Luisa Arellano ha dit...

Es imposible, resistirse la corriente que fluye de tus versos, imposible negar esa intrusión que como una bomba que siempre da en el lugar preciso, hace estallar hasta la más ínfima partícula de mi yo más desconocido...

cirro los ojos y me dejo llevar por mundos desconocidos que sin embargo están al alcance de la mano.

Torbellino en el que me sumerjo como si de líquido amniótico se tratase.

Gracias, Marian.

Walter Portilla ha dit...

Las noches nos traen descanso pero no siempre, a veces son un gozo y se hacen cortas al abrir de los ojos impávidos y el momento de algunos apretones. Más que los sin remite, Marian, duelen los silencios, nos llagan.
Un beso.

Anònim ha dit...

?Como imaginar
una carrera de soles en la manana,
nombres manchados
con labios de poeta,
dedos hechos de jazmines y gardenias
y una aversion muy especial
por el remite en las despedidas?

Y hasta aqui llego
y no me atrevo a mas,
ya sin oxigeno
ni en pulmones ni en raciocinio,
buscando una evasion
en la droga de tus versos.

Un beso y un gran abrazo
de tu admirador rendido
Jorge