dijous, 4 de març de 2010

EL EGO MAYESTÁTICO DE TU ARQUITECTURA


La imagen corresponde a la galería de Dianne Johnson, cuadro titulado Ego. Podéis consultar las obras aquí



A José María Pinilla Ballesteros



Resbala la palabra,
las verdades bajitas y redondas
dimiten de los titulares y el café a pie de página,
se amontonan en la caja del pecho
que nada sabe de respiraciones de madera,
se contraen en la garganta azul del bolígrafo,
y me ofrecen
su cuerpo sitiado por olas de ahogos y naufragios.

Mi pobre palabra desmontada,
que mal te veo a este lado de lo inédito,
con los puntos de tus ojos suspensivos
colgados de la frente, de las nubes sometidas
por el Jazz que no cabe en la noche.

Si me hubieras mostrado tu corazón de brazos alargados,
tu deformidad congelada
en el ego mayestático de tu arquitectura
te hubiera dicho sin recelo que la vida vale más,
aún mucho más, que la humedad del sol en tus dedos,
y aunque no me hubieras creído en absoluto,
al menos, mi corazón de gamuza habría sobrevivido
un minuto más a la viudedad de este reloj sin tiempo.


Marián Raméntol
(abril 2009)
-----------------------------------------------------------------

11 comentaris:

José Luis Nieto ha dit...

La vida vale más...leyendo poemas tuyos. Excelente, Marian!!
Un abrazo!

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

¡Qué hermoso homenaje al amigo en el aniversario de su repentina y silenciosa despedida!

Amando Carabias María ha dit...

Magnífico homenaje. Prueba de amistad auténtica y honda.

Resbala la palabra,
las verdades bajitas y redondas
dimiten de los titulares y el café a pie de página,

Estos versos son hondos como una hogaza de pan, e igual de nutricios.

José Antonio Fernández ha dit...

Siempre es un placer la lectura. Me gusta mucho tu poesía.
Un abrazo.

Laura Gómez Recas ha dit...

El poema, estupendo. Pero hay cosas excepcionales, como los dos últimos versos. Ese corazón de gamuza es una imagen que casi se puede tocar.

La palabra, tus pequeñas palabras te hacen grande.

Laura

Isabel Huete ha dit...

La vida vale más que las palabras; esa debería ser la ecuación, pero mira que hablamos y hablamos les damos un poder obsceno. La vida, creo yo, es más vida cuando se llena de silencios.
Eres bella como tus poemas.
Besazos grandoooootes.

J. J. García Rodríguez ha dit...

Lamentablemente, es cierto. No sólo cuenta decir sin recelo que la vida vale más... Quizá también alguien debe mostrar un corazón de brazos alargados.

Un saludo, Marian.

CaminanteDeNoche ha dit...

Marian, sin palabras...emoción y dolor.

Un fuerte abrazo

salvadorpliego ha dit...

Muy finos y de mucha calidad estos versos. Te los aplaudo.

Un fuerte abrazo.

MiLaGroS ha dit...

Mi corazón de gamuza. ¿ Se puede ser mas genial?.Eres única.Muchos besos

Perfecto ha dit...

"Mi pobre palabra desmontada", criaturita esperando juego, sentirse necesaria para urdir un andamiaje y luego esa aruitectura para que tiemble que la escuche.
Tremendamente sugerente, y tremendamente original: propio de un estilo tan definido ocmo el tuyo.
Muy buen poema.

Un abracico, Mariam.