dimarts, 16 de març de 2010

HAY HOMBRES QUE NO PESAN


La imagen pertenece a la galería de Juan Miguel Palacios, de la serie Ingrávidos. Para consultar su obra clicad AQUI



Hay manos que nacieron sin pasaporte.
Cruzan la frontera del vientre
al antojo de cualquier sueño
mientras el cielo gira holgazán
sobre un rebaño de cabezas idénticas.

Nadie encuentra la cerradura por donde espiar
los nuevos diseños de cruces sin clavos
que los dioses están ideando para el próximo siglo.

Hay nombres que no tienen madre
pero su eco
sigue paseándose por la barandilla de lo imposible,
como si quisieran hacerle a los árboles la competencia,
siendo esos dandis empeñados, una y otra vez,
en arañar el sexo de las nubes.

Hay hombres que no tienen huella.
No pesan, y su daltonismo les impide ver
que están bailando un hermoso Vals
con el filo de la nada.

Un corro de chiquillos de nueva generación
andan amaestrando sus traseros
para respetar las normas de urbanidad,
donde la fe está prohibida, y el reflejo del agua
no es más que el color sepia de un retrato.

Cuando el cielo empiece a tener prisa
¿Cómo lograremos que el mar no nos bostece?



Marian Raméntol

----------------------------------------------------
Este poema pertenece al libro Duología Poética, que comprende en sí mismo dos libros distintos, Un Blues no es suficiente razón para morir, y Pretendo que una Guerrila de Poemas ataque de improviso el ático de Dios. El poema "Hay hombres que no pesan" pertenece al primero de ellos, galardonado con el Primer Premio nacional de poesía Antero Jiménez 2006, y fué publicado por Ediciones Atenas en el 2008.


Posteriormente, la revista Palabras Diversas, en su nº 16, lo publicó conjuntamente con otros textos de mi autoria y en el número 22, correpondiente a este mes de marzo de 2010, en la sección La Voz de los poetas, ha tenido la amabilidad de volverlo a publicar.

16 comentaris:

gonzalo ha dit...

bella danza junto al abismo.

Paloma Corrales ha dit...

Marian tienes el poder y la luz de la palabra, enhorabuena.

Un beso.

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Es agradable releer, cuando menos lo esperas, uno de esos poemas conocidos, leídos en tus libros.
"Hay hombres que no tienen huella. / No pesan, y su daltonismo les impide ver / que están bailando un hermoso Vals / con el filo de la nada."
En estos cuatro versos describes a casi toda la humanidad...
Besos.

Amando Carabias María ha dit...

Por mucho que se empeñen los gobiernos, nadie tiene pasaporte y nuestro peso coincide con el peso de nuestro dolor.

José Luis ha dit...

Sólo una palabra: excelente!
Un abrazo!

Noray ha dit...

¡Cuánta belleza en tus versos!

En ocasiones ese color sepia llega a hacerse transparente.


Un abrazo

J. J. García Rodríguez ha dit...

Más que por vicio, hoy me quedo con el párrafo de los chiquillos amaestrando sus traseros, y su literalidad.

!Si al menos todo quedara en eso!

Si no fuera porque el texto habla de hombres yo le hubiera añadido los dos géneros desde el principio. La levedad en las relaciones es un tema muy de hoy, que a todos nos afecta.

Un saludo. Me ha gustado mucho.

J. J. García Rodríguez ha dit...

...la levedad y el narcisismo, claro!

roxana ha dit...

bello decir!!!!!!!!!!!!!!!!!
el arte no tendria que tener pasaporte!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
un beso y unn gusto volver aquei luego de tanto tiempo!

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Quizá todos merezcamos el bostezo del mar.
Excelente la tonalidad del poema.

Laura Gómez Recas ha dit...

La inexactitud bordada en ese bisel que aciertas a describir: los que bailan un vals en medio de la nada.

Al fina, como siempre, dejas abierta la puerta y nos invade la incertidumbre. Nosotros, pobres lectores, frente a tu inmenso poema, frente a la idea.

(((Mi felicitación a J.M. Palacios. Me ha encantado la galería)))

Un beso,
Laura

José Antonio Fernández ha dit...

Gran poema. No resalto ninguna estrofa pues todo el poema es para resaltarlo.
Muy buenas imágenes.
Saludos.

GEORGIA ha dit...

que final tan contundente, mujer

mi abrazo

Sarco Lange ha dit...

La sangre hiela al:
1.- desvalido
2.- desgraciado
3.- bendito
4.- ninguna de las anteriores

adaev ha dit...

es cierto que sin peso no quedará ni poso ni sombra ni recuerdo...o tal vez recuerdo sí desgraciadamente.Es un lujo poder leerte,gracias

La Manivela Rota ha dit...

Merecidísimo galardón. Poema entrañable.
Enhorabuena por tu blog.
Te leo.
C.