dilluns, 22 de febrer de 2010

NO ESPERO QUE APAREZCAN AVES POR LA DERECHA


Imagen extraída de la red.


No espero que aparezcan aves por la derecha.
Leopoldo M. Panero


He recibido un regalo extraordinario,
la geometría congelada de la angustia
con sombras de mujer colgadas del hombro
y una lluvia de aguardiente
que se ha colado al norte de mis pulmones.
Mis edades son alérgicas al frío,
y sobreviven en la orilla de este mundo ahogado
que siempre ha sabido la medida de mis pasos.

Cadáveres de palabras en su particular naufragio
incapaces ya de evocar la vagina borrada por el río,
su hogar, mi nombre sujeto por un alfiler
a la piel del polvo, sus ojos vendados
hablando con la muerte de qué vamos a desayunar hoy
si el semen de los ahorcados se ha corrompido
detrás de los cristales.

No espero que aparezcan aves por la derecha,
sólo me sitúo en un rincón de la tarde,
con la intimidad callada de mis ojos haciendo pie
en la caída del poema, confesando el valor de su cobardía.

Marian Raméntol
-------------------------------------------------------------
Poema incluido en la antología Arde en tus manos, editada por la Asociación Cultural Myrtos Gramma Al manar como selección de los poemas galardonados en la convocatoria Myrtos de poesía 2009.


Reseñas sobre la antología en: http://culturalmyrtosgrammaalmanar






11 comentaris:

José Antonio ha dit...

Me ha encantado. Los cuatro últimos versos, una maravilla.
Abrazos.

Luis ha dit...

Como casi siempre, un tanto hermético, pero delicioso en su ritmo y en tu modo de describir lo más duro, lo más difícil de la existencia. Un saludo.

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

"He recibido un regalo extraordinario,
la geometría congelada de la angustia
con sombras de mujer colgadas del hombro
y una lluvia de aguardiente
que se ha colado al norte de mis pulmones".
Este poema, MARIAN, cumple todo lo que un grandísimo poema ha de tener. Este comienzo que acabo de señalar, es fantástico. Es una imagen impactante.
Por otro lado, "la intimidad callada de mis ojos haciendo pie
en la caída del poema", al final de tu poema, da un cierre magistral también.
Enhorabuena, amiga.

Phivos Nicolaides ha dit...

Ola amiga. I like your blog. Please see my travelling blog awui Travelling

LA PALABRA INVISIBLE ha dit...

Profundo y muy bueno como siempre Marian.
Un abrazo

Elsa Tenca Mariani ha dit...

Tu estilo inconfundible!

Un poema que dispara otros,el final es impresionante.

Un abrazo:
Elsa.

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Marian, otro poema espléndido sobre el que soy incapaz de añadir nada a lo dicho (salvo, tal vez, si me permites la ironía, esperar que no sea un mal presagio, y que ciertos pájaros procedentes de ese espacio no aparezcan de pronto en el umbral de nuestras vidas de honestos, pacíficos y sufridores ciudadanos).
Un abrazo.

CaminanteDeNoche ha dit...

Impresionantes las imágenes, tu estilo tan original y peculiar, inimitable. Sinceramente, no es fácil encontrar estilos peculiares en poesía, con ese arte para condensar imágenes y metáforas sin recargar los versos, y te felicito por ello.

Un abrazo

Sarco Lange ha dit...

De verdad Marian, es muy difícil para mí hacer un comentario a este inmenso poema, tampoco creo que valga la pena, es muy alto tu verso, tienes un mundo rico que se traduce en el deleite que leemos.
Un honor.

Amando Carabias María ha dit...

Situarse en el rincón de la tarde es una medida sabia, porque permite contemplar la caída del sol y el ascenso de las estrellas.
Poema sugestivo...

Mónica López Bordón ha dit...

Hola Marian:

¡Menudo poema!

Me han fascinado especialmente
"la geometría congelada de la angustia / con sombras de mujer colgadas del hombro"...

y el final es magnífico.

Bss
Mónica