dilluns, 15 de febrer de 2010

LOS POTES DE HUMO QUE USAMOS EN EL INFIERNO


Imagen extraída de http://elsolonline.com/noticias



Todos somos ladrones de naranjas e impaciencias.

Algunos
destilamos chorros de tardes
en la pausa de los árboles
otros, saltos de agua desconfiada
como aves que emigran hacia emociones distintas.

Pero todos volamos prisioneros
de la nariz roja de un payaso de papel
frágil y sin plomada
con la risa a merced de canciones de viento,
rituales moviéndose como el fuego joven
azulado y sin saber reír.

El miedo nos hincha los bolsillos.

Con los morros pegados a una verja
miramos cómo el cielo escupe globos de colores
y nos sentimos turistas
en medio de una fiesta
repleta de pelucas coloradas
y demonios de plástico.

La depresión de los maniquís
no es una coincidencia
las ruedas de los coches tienen hambre
y molares afilados en sus ejes.

Espero ser valiente.

Cuando ya no queden fusibles
que reventar en mi sesera
pondré sobre el vientre de la madrugada
los potes de humo que usamos en el infierno
y esperaré detrás de los armarios
junto a todos mis espejos
a que se convoque el aquelarre
y triunfen los violines de hojalata
encargados de peinar a la luna en el exilio.


Marian Raméntol
---------------------------------------------------
Este poema forma parte del poemario recientemente galardonado con el primer premio en el IX certámen de poesía Vicente Nuñez, convocado por la Diputación de Córdoba.

15 comentaris:

Perfecto ha dit...

Justo premio para poemas como este, tan lleno de imagenes tan sugerentes y sugestivas.
Cada dia mas encuentro en tu poesia, esa sabia que alimenta a quien quiere encontrar belleza e inteligencia en la escritura. Que no nos falte nunca, querida Marian.

Un beso.

Amando Carabias María ha dit...

"como aves que emigran a sensaciones distintas"

Esto mismo es lo que siento cada vez que me acerco a tus versos.
¿Cuándo y en qué sello se publica este poemario, porque si para muestra vale un botón...?

Manuel Martínez Barcia ha dit...

Eres valiente, sí. Y luz de los espejos que atraviesan la mirada peinando los infiernos con la suavidad del agua...

Un abrazo grande
Manuel

José Antonio ha dit...

Un gran poema, te felicito pues me ha encantado.
Saludos.

Luis ha dit...

Es un placer acceder a la publicación de poemas como este y poder detenerse en cada verso, en cada descripción poética a través de imágenes sugerentes. Un saludo

Terly ha dit...

Ante todo, querida amiga, felicidades por este merecidísimo premio.
Sumergirse en tu poesía, cerrar los
ojos tras la lectura de cada verso y dejar la mente libre para que navegue cual submarino en las profundidades de cada uno de ellos, es un ejercicio gozoso y relajante.
Un beso, Marián.

MiLaGroS ha dit...

Que maravila Marian. Que bien escribes. Esto es un don. Te admiro mucho. Un beso

Sarco Lange ha dit...

Y ahí estaremos todos, Primavera, reuniendo a las brujas para que el final sea lo más ordenado posible.
Track in Fa.
SL

adaev ha dit...

"el miedo nos hincha los bolsillos"
"espero ser valiente"...
enhorabuena por ser tú,

J. J. García Rodríguez ha dit...

Genial, muy bueno.

No me extraña que lo hayan premiado.

Un saludo.

La sonrisa de Hiperión ha dit...

Semana de carnaval, donde el tenorio de don Carnal le mete mano a todo el mundo...
Pasar siempre un ratito en tu universo merece la pena.

Saludos y un abrazo.

Sarco Lange ha dit...

Y allí estabais
arrebolada
junto a los ladridos
de una página pedófila

De las cicatrices
no hablasteis
puesto que el dictador
frotaba sus piernas
contra la tiza amalgamada
de todos nuestros pentagramas

y los preceptos
buscaron cobijo
en la trama azul
de tus volcanes españoles

Allí estabais
junto al fuego
pelando castañas
mientras las campanas
doblaban por los aires.

Manel ha dit...

Humaredas sin fuego en el cielo,
grises nubes
almohadas tendidas en ventanales
inciertos de luz.
El mar, la mar, deja su hervor
pellizcando la herida en paralelos trazos de hierro, avanza
Al otro lado del mar, el cristal refleja tu sonrisa.
Ocres acompañados, maleza seca, verdes pinos
en años asentados,
retama apagada de amarillo gozado
mariposas juguetonas.
Brisa del cerro arremolina la seca hojarasca
desnudando los añicos cristales
espejo de tu beso en mil besos.
Vuelve tu ola de mar a descansar su cuerpo,
como caricia esperada,
llevándose los mil añicos a la sombra del sauce llorón.
Brisa de mar, abrazo abierto.
Oigo caracolas recogiendo tu voz.

Anònim ha dit...

Ya no tengo palabras
ni para expresar mi asombro
ni para describir mi admiracion
por todo lo que escribes
(pareciera que a mi tambien
se me hubieran agotado
todos los fusibles que para ello necesito)
simplemente he optado
por leerte y leerte
y seguir releyendote,
actividad para la cual
si tengo fusibles infinitos.

Un gran beso y un gran abrazo
como siempre Jorge

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Sí, en el infierno lanzamos corazones ardientes llenos de ponzoña, que se clavan en la lava hasta ensordecerla en una salvaje columna de humo.

Las campanas del Príncipe te lo han dicho ya bien claro, mi luciérnaga.

Siempre vengo tarde para no ser descubierto.