dilluns, 14 de desembre de 2009

ME DERROTA ESTA MUDEZ DE OJOS BIZCOS



Imagen extraída de la red

A Ingrid y Roberto

Ese mutismo clavado en el vientre de mi madre
pilota un horizonte herido
mientras chorrean notas desdibujadas
mundo abajo.

Caigo sobre su norte,
sobre los bancos públicos
de este corazón urbanizable, tan pétreos
como las caricias sin interés
que causan dislexia en las córneas
de mi luna hostil.

Y abrazo este silencio muerto,
subido al anonimato de las cruces
donde las ratas
son como países amontonados, sus ojos,
de una ferocidad humanísima
revientan las paredes y las lápidas,
y su húmedo sonido
nos hace llorar el miedo.

Mientras, los paraguas
que boquean nombres olvidados,
y la sangre de una canción vacía de ternura
nos advierten de que tal anonimato
es lo que queda de un desprestigiado otoño,
obsoleto de fríos, liturgias dominicales,
y otras freidurías para llenarnos el estomago.

Me derrota esta mudez de ojos bizcos,
con la belleza caída,
no apta para el nacimiento
de primaveras comestibles con esbeltas pantorrillas,
y que sólo nos ofrece
una lluvia de nichos, quemaduras
de fruta fresca y soledad.

--------------------------------------------

15 comentaris:

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

¿De aquel mutismo salió tu hermosa voz, Marian?

jordim ha dit...

Bonitos poemas, en este blog. No dejes de escribir.

Amando Carabias María ha dit...

Tener un corazón urbanizable...
Yo quiero tener un corazón con semejante cualidad, porque, aquí supongo que los materiales serán algo así como los recuerdos, los besos, las caricias, las sonrisas, aunque haya lágrimas, silencios, muertos y lápidas...
Espero que en el mío no aterrice un especulador.

Luis ha dit...

Sabes cómo decir esos momentos en los que a uno se le pasan por la mente cantidad de sentires y palabras atormentadas.
Una delicia pasear por tu espacio de poesía.
Un saludo

Perfecto ha dit...

Esa mudez hasta es fea. Mejor que cantes con este canto que tu eres capaz de ofrecernos. Fuera el silencio si no ha de parir palabras como campanas a repique.

Hermoso poema, amiga mia.

Un abrazo con gran admiración.

Emilio Ariza ha dit...

donde las ratas
son como países amontonados, sus ojos,
de una ferocidad humanísima


La vida nos derrota en el mismo momento en que nacemos, abrazotes contra la inevitable derrota

Laura Gómez Recas ha dit...

Es una lucha sin tregua. Y tú la densificas con esa forma tan natural de hacer de la complejidad un arte.

Profunda Marian.

Me ha gustado esas contraposiciones que haces durante todo el poema. La mezcla de lo opuesto. Le da plasticidad a la idea central.

Un abrazo,
Laura

hatoros ha dit...

SALVAJE Y HERMOSO GRACIAS POR PARIRLO Y BESOS Y FELICES FIESTAS

André Cruchaga ha dit...

¡Qué gusto leerte Marián! Me han dejado ensimismado estos dos versos tuyos:
"Y abrazo este silencio muerto,
subido al anonimato de las cruces" escritos en/por la filingarna de extraordinario estro poético.
Abrazos, poeta

Lilith ha dit...

Ojos ferozmente humanos... ¿hay algo más salvaje que ser humano?

Noray ha dit...

Yo sí me quedo mudo ante tanto derroche de belleza.

Un abrazo

Manuel Martínez Barcia ha dit...

Vengo a contemplar tu mudez con los oídos abiertos, a beber tu palabra en mi mirada, a rendirme a la belleza en el Passage du Silence.

Gracias por escribir, Marian.

Un abrazo
Manuel

MarianGardi ha dit...

Tus versos siempre impactantes.
Se estampan en los ojos y se clavan en el higado.
Hermosamente originales
Felices Fiestas Marian.
Un abrazo

Juan José ha dit...

Fueron las casualidades de visitar tu post que no dudo en dejar mi comentario... pues lo bueno siempre hay que decirlo... muy buen decir poetico.

Juan José

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Dice Lilith
"¿hay algo más salvaje que ser humano?"
sin duda no serlo.

Por los más que humanos I. y R.