dijous, 17 de desembre de 2009

UN VERSO EXCESIVO DE ENORME BOCA Y ALIENTO GRAVE


Imagen elaborada por Adrian Dorado para ilustrar este poema. La Obra que da color a este poema forma parte de mi propuesta de interacción con la imagen, un proyecto de colaboración para unir textos e imagen en un solo conjunto. Al final del post podéis consultar más detalles del artista. Os dejo las palabras que me ha dirigido Adrian Dorado que lanzan luz sobre este interesante proyecto de interacción: "Querida Marian, como verás "El hombre propone y no sé quien dispone" (tanta cháchara de abstracción resultó al cuete pues me salió bien figurativo). Es que, no hay caso, la creación tiene sus razones y uno no sólo es un instrumento de esa dictadora (que nos lleva por donde quiere) sino que, además, nos facilita descubrir que decimos, en niveles más propfundos, una vez consumada la obra. De allí que insistamos en que el arte es luz, claridad, conciencia. Bueno, te mando la imagen parida y que bien podría sustituir al título, dado que, él, viene saliendo de la boca del monigote. A la sazón, el autor" (Adrian Dorado- Diciembre 2009)


UN VERSO EXCESIVO DE ENORME BOCA Y ALIENTO GRAVE

Esterilizo el olor a establo de los días,
los desato, alfileteo su carne,
y espero su silencio como un milagro.
Esquilo la lana de las horas,
la macero, salpimiento
el azul comestible de la infancia,
y algún que otro ciprés recortable
bajo cuya sombra trenzo el desamparo
de un grupo de palabras enmohecidas
que flirtean con el aire.

Inútil el intento,
tan infecundo que hasta el vientre
se avergüenza de la luz huida
de ese féretro a la espera de un corazón
hueco, amanecido de arañazos,
y mis muertos, al mirarme,
enlutan las uñas
en un verso excesivo
de enorme boca y aliento grave.

Conozco el final del horizonte,
ese mausoleo
de demencias y malentendidos
que abrevan sus recuerdos en mi sangre,
y nunca abonan el canon de sobrecarga
sobre las olas, sobre la sal
de un nombre transparente
y sobre la peligrosa música
que muerde mi cabeza.



Marian Raméntol
Diciembre 2009


Poema publicado en la Revista El Humo. Méjico. Febrero 2011

-------------------------------------------------------------

Adrian Dorado se define a sí mismo como: "Latinoamericano sobreviviente a varias dictaduras, nieto de españoles, visible artista visual, escriba casual, fundador, director de un museo, junta cosas, lector empedernido, melómano consuetudinario, buscador incansable, soñador, cocinero, soyapa y aficionado cantor. Desde 1963 hasta la fecha realizó 42 muestras individuales y 64 de grupo. Ha recibido diferentes premios. Después de aceptar el primer premio de escultura del Museo Sívori, comprende que su obra guarda una relación negativa con la competencia, ergo renuncia a toda premiación y a participar como jurado. Ha expuesto en España, Bolivia, Brasil,Chile, Mexico y Estados Unidos. Emplazado esculturas de grandes dimensiones en paseos públicos. Crea la fundación que lleva su nombre y el Museo de Arte Abstracto del Sur. Es cófrade fundador de la Desorden de la Tuerca. Se dedicó a la docencia por espacio de 30 años. Ha editado libros de artista como también publicado ensayos al respecto del fenómeno de la creación. Sobre su obra han escrito calificados autores. Harto de las indignidades palaciegas y del fascismo de los operadores se retiró del poder y la corte eludiendo,así, el reinado de la mediocridad".
Poseís consultar su bitácora y su obra en: La zona Irredenta

13 comentaris:

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Cada día me sorprendes más, Marian, aunque no sé de qué me sorprendo, si eres capaz de unir con esa maestría las palabras para que nos emocionen.
En este caso, me quedo con la primera estrofa: el resto es consecuencia. En ella dices todo lo imprescindible tan bien dicho que ella sola habría bastado para ser poema cabal.
Un fuerte abrazo.

Luis ha dit...

Palabra, verso, poema. Un todo que hilo a hilo va tejiendo en el alma de quien se detiene en él, aquella sensación que por una esquina hiela la sangre y por el otro vértice calienta el corazón.
Como siempre una delicia entretenerme entre tus letras.

MiLaGroS ha dit...

Que genial versos e imagen. Maravillosos los dos. Besos

Amando Carabias María ha dit...

Veros a los dos juntos me emociona, para qué decir otra cosa distinta. Magnífico dúo de exploradores de esa otra realidad su-real y por tanto más profunda y más cierta porque quizá tenga que ver con lo que no se puede controlar.
No poseo en este caso, ni lo pretendo, objetividad alguna para valorar el texto y la ilustración que lo alza a una especie de triple dimensión, soy pura subjetividad de corazón latiendo. Así que decir que me parece una obra en su conjunto maravillosa, no es ser preciso, salvo que la emoción sea el termómetro más riguroso para dotar de valor a las cosas.

Paloma ha dit...

Mi admiración y mi beso.

lobo rojo solitario ha dit...

extrañamente
siempre q leo tus poemas siento fuego en las manos me arden las palmas con cada verso
"un verso excesivo..." tb podría haber sido "un BESO excesivo..."
lo de Adrián Dorado sublime, encantador para mirar hasta q se te cansan los ojos
abrazobeso
para los dos

Angus ha dit...

La belleza de tus letras me ha conmovido. Es simple y llanamente excelsa. Sencilla, tenue, brutal, monumental. Emociones palpitantes que calan poco a poco como finas gotas de lluvia.

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Una bella entrada.
El problema del olor a establo de los días es que es casi imposible hacerlo estéril...

MiLaGroS ha dit...

Marian te he dejado algo en mi blog. Un abrazo

Laura Gómez Recas ha dit...

El verso que le da título al poema es extrañamente inquietante. Dentro de su contexto adquiere tintes dramáticos.

Felicidades a Adrán. Estupenda imagen para estupendo poema.

Laura

Noray ha dit...

Los tres primeros versos me parecen inmensos. El poema entero una joya, como todos los que escribes.

La conjunción de poesía e ilustración es una delicia.


Un beso

Emilio Ariza ha dit...

Tus versos son adictivos podrían matarnos por sobredosis. Abrazos

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Maravilloso tándem.