divendres, 11 de desembre de 2009

EL PIANO QUE TARAREA DESDE LA ORILLA NUESTRO RÉQUIEM


Imagen cedida por Oswaldo Mejía, titulada "Fabricando un sueño para los que nunca lloran" y elaborada expresamente para ilustrar este poema. La ilustración de este poema forma parte de mi propuesta de interacción con la imagen, un proyecto de colaboración para unir textos e imagen en un solo conjunto. Al final del post podéis consultar más detalles del artista.



Un pecho de plástico y celofán
imagina a niños fúnebres
con pequeñas bufandas hepáticas,
un deambular de pétalo,
el vientre de una perra
abierto por el falo de esta gran ciudad
y un par de ingles leales al suicidio.

No es mucho imaginar desde la muerte,
cuando la prótesis que nos queda
tan solo sirve para morir un poco más,
para morder más las alas
y para dejarnos golpear por el piano
que aun tararea,
desde el pubis de cada tecla,
nuestro réquiem.


Marian Raméntol
Diciembre 2009


---------------------------------------------------------
Oswaldo Mejía Chumpitaz. Ilustrador nacido en Lima-Perú. ( 02-02-1957). Con estudios en la Escuela de Artes de la Pontificia Universidad Católica del Perú, y con una vasta experiencia de más de 30 años como ilustrador, guionista y dibujante de historietas en los diarios más importantes de su país. Actualmente se desempeña como ilustrador, historietista y comunicador free-lance. También es escultor y músico.
Podéis consultar sus obras y trayectoria en los siguientes enlaces:

http://oswaldomejiachumpitaz.blogspot.com/

http://o-mejia.artelista.com/

16 comentaris:

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Es magnífico que las artes, en dos de sus expresiones más altas y a tan elevado nivel, se conjuguen como verbo hecho carne, dicho esto en el sentido más laico de la expresión. Mi sincera enhorabuena a ambos.

Amando Carabias María ha dit...

Magnífica e inquietante ilustración de Oswaldo Mejía que dibuja con precisión, lo que tus versos han dejado clavados en los latidos del corazón de quien lee estos versos que se pasean con mirada nítida sobre la podredumbre del mundo.

Sara Castelar Lorca ha dit...

un deambular de pétalo,
el vientre de una perra
abierto por el falo de esta gran ciudad
y un par de ingles leales al suicidio.

Desde luego Marian, hay que desgarrarse para entrar en tu mundo poético, me ha sobrepasado ese deambular de pétalo...caminar lo hermoso que sangra, bello de verdad.
Un abrazo enorme

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Absolutamente impresionante este tandem.
Tu poema, como una serpiente, recorre el paseo marítimo de los clavos oxidados. La ilustración es otro acierto, Oswaldo es un artistazo. Pronto lo disfrutaremos en La Nausea.

Emilio Ariza ha dit...

Sin palabras, me quedo flipando, pedazo poema . Besotes

Adrian Dorado ha dit...

Formidable la conjunción. Un espíritu similar nace de ambos y nos potencia el recorrido por los multívocos trayectos.
Los felicito

Abrazo a ambos

Felipe Sérvulo ha dit...

Excelente ilustración y excelente poema.
Un fuerte abrazo.

manolotel ha dit...

Perféctamente incardinado el poema sobre la música de la imagen, complementarios y a la vez originales.

Estoy seguro de que el magnífico dibujo de Oswaldo Mejía tiene aún más jugo poético que sacar pero creo que lo esencial ya está dicho.

Mágnifico el proyecto que espero siga encontrando colaboradores de esta valía.

Un besote fuerte.

Noray ha dit...

Ese cierre es simplemente magistral.

Es un lujo leerte.

Un beso

MiLaGroS ha dit...

Marian tu poema como todos los tuyos lleno de fuerza e impactante
y la ilustración igual. Son tal para cual poema e imagen. Felicidades a los dos. Un beso

Nusquama ha dit...

Marian, me acabas de erizar con este poema. Hacía tiempo, verdadero tiempo, que no leía nada igual.
Felicidades sinceras, en serio.

*E_lys_a* ha dit...

Me gusta la propuesta, la dureza del poema se refuerza con la imagen, por si no hubieras podido configurarla en tu cabeza al leer. Un abrazo Marian, me quedo ahora vagando por ese mundo tan personal tuyo que nos regalas en tus versos.

Luis ha dit...

Fuerte, muy fuerte. Este es de esos poemas que uno lo lee y al tiempo lo sufre intensamente.
En cuanto a la ilustración, magnifica e impactante.
Un placer para los ojos y el alma el conjunto logrado

Laura Gómez Recas ha dit...

No sé qué es más desgarrador: el poema o la imagen. Felicidades a los dos artistas porque habéis conjugado perfectamente la idea.

La primera estrofa enciende los fogones, Marian. No tienes más remedio que encenderlos.

La segunda, deja el ascua encencendida, para permanecer en la reflexión. Dura e inquietante porque nos hace mirarnos el ombligo.

Mi admiración antecede a mi firma.
Laura

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

He hecho un ejercicio mental leyendo y releyendo el poema y recapacitando en las sensaciones que por mi cabeza pasaban. En ese momento, aún no me había centrado en la imagen.
Luego, me centré en la imagen y la miré y la miré más.
Curioso, me transmitía las mismas sensaciones que me habían transmitido el poema. Eran idénticas.
¡Enhorabuena! para mi, la simbiosis es perfecta.
Abrazos

Oswaldo Mejia ha dit...

GRACIAS A TODOS UdS. QUE TUVIERON LA GENTILEZA DE COMENTAR.