dimecres, 1 d’abril de 2009

EL SONIDO DE LA ESPALDA QUE HUYE HACIA DELANTE.


Fuente de la imagen: www.pintoresmexicanos.com/salort/index.html

Murió mi eternidad y estoy velándola
César Vallejo



El viento incuba sus huevos hacia el sur,
unos ojos se parten lentamente en la ventana
al descubrir el perfil de los nombres, tan frágiles,
tan verticales en el silencio, con la boca comida
por el desahucio, por la permanente vacante del amor
que siempre deja sus solicitudes laborales a medias,
desparramadas sobre la camisa de los burdeles.

Pero no está todo perdido,
en la misericordia de las cinturas,
el ancho de una experiencia solitaria
por la profundidad de la altura,
resulta la cavidad perfecta para el parto del vértigo.

Y así el beso se convierte en regresión, en partitura
de holocaustos bajo la falda , una madre
de pechos asombrosos atrincherados en la nieve
y abrazos tullidos en el paladar,
tan gloriosos sin embargo,
como el vuelo de una mosca
para una mantis de ojos resbaladizos,
tan respetuosos como las cruces de repuesto
en las carteras colegiales de los niños,
como los tirachinas que disparan hostias en el vientre
y nos perdonan los zapatos sucios, el sonido de la espalda
que huye hacia delante
y el aire embutido en las fosas nasales de cualquier horizonte.

-----------------------------
Marzo 2009
Poema publicado en el espacio dirigido por André Cruchaga, Arte Poética. Diciembre 2009.

Poema incluido en la selección publicada en Alkaid, revista multimedia, nº 9. Octubre 2010.

12 comentaris:

roxana ha dit...

que buena descripción, creativa 100%!!!!! un gustazo haberte leido, besote
roxana

Noray ha dit...

¡Qué gozada!

Excelente la entrada de César Vallejo, tu poema exquisito y el maravilloso No os doy la espalda de Jorge Salort.

¡Una delicia!

Un abrazo

Adolfo Payés ha dit...

Una ternura inmensa encontrar tus versos.. precisos


te visitaré con mas frecuencia..

te dejo por el momento mis saludos fraternos

un abrazo

Emilio Ariza ha dit...

La vida es una huida y a cada paso que damos nos vamos haciendo más frágiles , Abrazos

Felipe Sérvulo ha dit...

Un saludo y mi agradecimiento por recordar C. Vallejo.

JuanR Cuchhi ha dit...

el Poema impregna de fragancias imaginativas al lector...nuevos vértices...
eres Genial.

grande
besos alados.

MiLaGroS ha dit...

Marian. Cuando te leo me siento impresionada del caudal de imágenes que a borbotones nos ofreces. A veces dejo que me calen y me caigan una tras otra y se filtren en mi alma y así siento cual es su temperatura, de donde proceden, hacia donde quieren ir.
Me quedo silenciosa escuchando su sonido de rio subterráneo. Un beso. milagros

rodri ha dit...

Mil gracias por tus palabras Marian uy mucho más por compartir tus versos.
ABRAZOS

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

"El viento incuba sus huevos hacia el sur"
como se puede comenzar con algo tan fuerte y lleno de energía, si no se ha alcanzado una gracia vedada a los mortales?

Nosotros asistimos al parto del vértigo, coincido con Emilio, somos blandos como el tiempo.

Muac!

Bibiana Poveda ha dit...

me pierdo y me vivo, ante el goce de leerte, y el dolor y la ternura en la rendija de ciertos versos.
de acuerdo con Cesc: te asiste el don, o como demonios se llame!
Besotes, Marian!!! Y siempre, gracias!

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Este poema es certero por la mezcla de dureza y suavidad. Acertado para el tema, ese sonido de la espalda que huye...

Elisa Berna Martínez ha dit...

Como siempre la fuerza de tus versos, lo sorprendente de tus imágenes nos deja con la boca abierta, en pleno parto a la imaginación, buscando nuestros pechos escondidos en la nieve. Me ha encantado Marian.

Un besico!