dimecres, 29 d’abril de 2009

DESNUDA ANTE UNA NIÑA CON PECAS EN LOS OJOS


Fuente de la imagen: http://lacomunidad.elpais.com

Me he jugado al póquer todo mi abecedario,
barajando una y otra vez las sílabas malditas
pero al final, ni el mejor prestidigitador
me hubiera salvado de la banca rota,
y he vuelto a quedarme desnuda
ante una niña con pecas en los ojos.

Para entretenerla,
he saltado a la comba con el crepúsculo
y el horizonte nos ha mordido de nuevo las rodillas.

He jugado al escondite por calles de jabón
que reían y engordaban para dejarla pasar,
por plazuelas vestidas de madre
a la salida de una Iglesia en zapatillas
-larguirucha y un poco enferma-
donde el único feligrés era el silencio
contando chismes a las estatuas.

Se le ha desecho una trenza justo en la esquina
donde se pierde casi siempre la fe,
y más desnudas todavía,
hemos puesto a secar el corazón
para que la pena se nos vaya por la nariz
mucho más lejos de las cejas.

¿Para qué seguir mendigando?

Todavía queda un trozo de alma que llevarse a la boca
vocablos nuevos dispuestos a multiplicar
geografías que nos quepan en las manos.
Sé que lo puse en alguna parte,
quizá en el cajón donde la poesía juega
a hacer litografías con las arritmias,
o quizá en aquel trozo de papel un poco torpe
que es alérgico al verbo de los pechos
y anda a tientas, con los pezones desmayados.

------------------------------------------------
Poema perteneciente a "La renuncia huele a cloroformo" 2007.

16 comentaris:

Álvaro Ancona ha dit...

Marian:

este poema es asombroso. Al jugar al poker y mandar el resto de tu vocabulario lograste un poema mágico qué deja mucho a laimaginación del lector.

Enhorabuena por eldon.

Álvaro

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ ha dit...

Marian

otro poema genial y van......

tienes un imán del que es imposible

prescindir

un beso

fernando

marisa ha dit...

Como siempre me quedo sin palabras...Esas trenzas, marian,como duelen a veces. Besos admirados

Ana Clavero ha dit...

Me ha encantado Marian. No sé si es el mejor que has escrito, pero desde luego es el que más me ha gustado, quizás porque te muestras en él más asequible, menos encriptada. Te envio un abrazo enorme

Bibiana Poveda ha dit...

ah, la niña. ah, las calles, las iglesias, las rodillas.
ah, el abecedario que no termina y se juega.
y
ah, Marian y sus imágenes que van de parto hacia otras y otras. y el dolor. y la letra y el papel.
y el poema en las pecas.
abrazo-te y admiro-te!

Amando Carabias María ha dit...

Te sigo en silencio, de vez en cuando. Desde que Adrián me habló de ti, vengo a mirar este horizonte que tanto me atrae, quizá porque mi capacidad (¿?) vaya por otros sitios.
Hemos compartido la página del buen Adrián como comentaristas, y hoy, rompo por fin mi silencio, manifestando en alta voz mi admiración por tu poesía y coincidiendo con los anteriores comentaristas en ponderar el valor de este poema.
Un beso desde Segovia.

Luís ha dit...

¿Qué vuelo de sombras me ha traído hasta este enjambre de verbos y palabras?
¿Quién ha dibujado un espejo en el que atender esta llamada misteriosa que me pulveriza y pespuntea a este jardín de metáforas y sentimientos conocidos?
Un milagro.
Si, quizás un milagro.
Pero qué más da.
Lo importante es que estoy aquí, recorriendo con los ojos lo que está escrito con el alma.
Desconozco el lugar en el estaba antes de llegar hasta tu blog, desconozco que tecla he presionado, para que de pronto, me encuentre con este lugar en el que una poetisa cuenta historias de sentimientos (¿qué otra cosa, si no, es la poesía?).
Bueno pues sea como sea, gracias por estar aquí, gracias por escribir de este modo y gracias por permitirme visitarte y contarme entre tus seguidores.
PAZ

Victor Vergara (gato) ha dit...

Ciertamante es un poema muy bello.
Un placer pasar por tu blog, Marian. Llegué hasta aquí siguiendo las huellas de amigos comunes (muy buenos).
Felicitaciones.

víctor (gato)

Mónica López Bordón ha dit...

Estremecedor el poema, lleva al lector entregado hasta el final.

un placer leerte.

bss

Emilio Ariza ha dit...

Leerte Marian es Flipar, adentrarse en la geografía de tus versos es perderse en un territorio delirantemente bello.
Abrazotes

ichokozak ha dit...

Todavía queda un trozo de alma que llevarse a la boca, me parece un verso muy bello, exactamente puesto dentro del conjunto que es tu poema.Gracias por compartirlo. Un saludo cordial

Ana Muela Sopeña ha dit...

Fabuloso, Marian. Este poema tiene magia, belleza y además es muy original.

Pásate por mi laberinto. Tengo un premio bloguero para ti.

Besos
Ana

Jorge Martin ha dit...

uno más de tus estupendos poemas con los cuales me deleitas cada vez que paso por este pequeño rincón

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

Corazón, consigues unas imágenes tan bellas... Ese símil con la baraja..., esas pecas en los ojos... Y sí, el alma entera, no sólo un trozo de ella, está enredada en los trozos de papel dibujados con poesía. De ahí, puede viajar a donde quiera.
Un abrazo de los enormes, amiga.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Cerca de las hora en que el sol pierde pie y se precipita cabeza abajo, te he visto murmurar a las estatuas, contarles chismes al oído y entretener a las luciérnagas con tu sonrisa.
Lo veo cada noche.

Muac!

Ana Muela Sopeña ha dit...

Marian, eres una gran poeta. Tu manera de escribir es súper original.

Te dejo mi

Enhorabuena
Un beso
Ana