dilluns, 27 d’abril de 2009

EL DIAFRAGMA SE CONTRAE CUANDO ENVEJECE LA NOCHE



Los alfileres de mi boca estrenan la prudencia,
malabarismos sobre el cuerpo
dormido en versos póstumos.

El diafragma se contrae
cuando envejece la noche,
con sus ojos de barro, el mármol recoge
esa misericordia demasiado estrecha
para el margen seco que entra a golpes,
hace de cuna
y mece lo que he sido sobre un papel en trance.

Frases líquidas, las huellas dactilares
de quien pasa por mis páginas y convoca mi pasado
entre tijeras.

Todo cuanto he escrito, no existe todavía


----------------------------------------------------

Poema incluido en la selección publicada en Alkaid, revista multimedia, nº 9. Octubre 2010.

13 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Hace tiempo, me enseñaste a arrancarme las huellas dactilares a mordiscos. Liturgia indispensable para pasear por el verdadero esfinter de la noche.
Todo cuanto has escrito, no existe todavía, porque ha existido siempre.

Muac!

Bibiana Poveda ha dit...

rotunda e auto-inmisericorde, la poeta sabe que hay muchísimo más de lo que se escribe, y que se escribe hipando, como en el diafragma contraído.
rotunda, la poeta del cuerpo y de sus huellas en el papel.
rotunda. absolutamente.
me quedo, adicta en la vejez de la noche, alimentada por el espasmo que me producen tus letras.
abrazo-te, marian.

Emilio Ariza ha dit...

Todo cuanto somos esta por ser, aunque a veces nuestras huellas dactilares se empeñen en decirnos todo lo contrario. Besos Marian

Noray ha dit...

A veces, hasta dudo de que yo mismo llegue a existir,
entre tantos sueños cuando envejece la noche.

Un abrazo

Mónica Angelino ha dit...

Qué suerte que los alfileres no guardan prudencia en el poema y dicen... y dicen maravillosamente... dicen.

roxana ha dit...

EXISTE EN PARTE PORQUE LO IMAGINASTE Y ALGO LO VIVISTE NO????? UN BESOTE. GRACIAS POR TUS CALIDAS PALABRAS EN MI BLOG BUENA SEMANA!!!!

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

la imagen de la noche con ojos de barro es, sencillamente, extraordinaria. Extraordinaria.

Jorge Martin ha dit...

espero que todo lo que has escrito poco a poco lo vayas publicando en tú blog. nos leemos

Tuti ha dit...

Uffff, puede sentirse la contracción del poeta cuando hace exordio en su silencio ante la pluma.

Y se contrae para luego ser fuelle atizando en otros.

Un abrazo gigante con mi admiración para vos, Marian.

Walter Portilla ha dit...

Todo cuanto escribes está en la existencia de tu ser y más allá de esa existencia; en la nuestra al leerte, en la de los demás cuando te ven. Tu poesía pervivirá por siempre.
Un besote Marian.

Vicente ha dit...

Marian, estremecedor poema. De verdad. me dejó sin aliento, líricamente hablando. Un fuerte aplauso desde Cartagena. Un Beso.

Adrian Dorado ha dit...

Si todo cuanto has escrito no existe qué será de nosotros cuando exista. Apiádate y hazlo aparecer de a poco hay que aprender a vivir en el paraiso. Olé poeta.
¡Qué placer que es leerte!

Antonio Ruiz Bonilla. ha dit...

No existe, de acuerdo, pero ya promete.
Un saludo