divendres, 27 de febrer de 2009

SÉ QUE HOY ME HUBIERAS REGALADO UN COLLAR INFINITO




El presente ha perdido sus bisagras,
infectado de esperanzas desconchadas salta al abordaje
de un vacío intolerante, sin articulaciones,
arrugado como mis ojos.

La brújula me miente
cada vez que se asoma a la ventana
y advierte que el futuro
no es más que la rúbrica de la muerte,
apuntándome con el índice
me enseña los dientes del miedo,
la sangre viuda y dilatada
que aplasta el polvo de la ausencia.

Todas mis miserias te echan de menos, madre.

Mi reflejo me saluda desde el mar calcinado de la mente,
el que lleva mi nombre
entre los pechos de agua solitaria, el que me parió
hace cuarenta y tres años, vuelve, terco,
a humedecer mis charcos con la suma del silencio,
el atlético silencio que dilata el mundo
para hacerle un hueco a mi respiración y a mi fiebre.

Un año más de tiempo encogido cuelga de los estantes
donde guardabas tu sonrisa cómplice,
con la yugular abierta al beso, y tus dedos saliendo
de la sombra líquida, el óxido de tus pasos,
que ahora forman parte de mi historia.

Lloro desde el otro lado del suicidio
y te echo de menos, madre,
sé que hoy me hubieras regalado un collar infinito.

------------------------------------------------------------------
Poema publicado en el portal de la Asociación Cultural Myrtos Gramma Al manar (Marzo 2009)

Poema incluido en la selección publicada en Alkaid, revista multimedia, nº 9. Octubre 2010.

21 comentaris:

salvadorpliego ha dit...

Hermoso!!!!!!... Realmente bonito este homenaje a tu madre. Te felicito.

roxana ha dit...

Me da mucha tristeza y me recuerda la mia!!!! Que decirte. que tengas un fin de semana un poco mas alegre. Beso

Magah ha dit...

Un collar infinito, una cadena de diamantes... ese amor une eternamente. Duele.

MiLaGroS ha dit...

Hola Marian.
Es la primera vez que entro en tu blog y tu poema me ha parecido expléndido. Seguiré visitandote. Un abrazo. milagros

Isabel Huete ha dit...

¡Me has hecho llorar, bandida!
Es un dolor esa ausencia. Yo la recuerdo tanto... Por eso le cuento mis cosas cuando nadie me oye. Quizá ella tampoco pero me hago la ilusión de que sí y me consuela.
¡Cuantas caricias perdidas!
Mil besos, cielo. Estoy contigo.

MarianGardi ha dit...

Marian tu poema me ha emocionado, yo tambien perdi a mi madre hace muchos años y siempre se lleva dentro su recuerdo.
Triste y lindo recuerdo poetico

Gloria ha dit...

Sigo tu bloc, que me parece magnífico y hoy me he parado para darte un abrazo. El poema espléndido dentro de la tristeza.

Besos

Glòria

Gloria ha dit...

Normalmente sigo tu blog que me parece magnífico y hoy me paro para darte un abrazo.

El poema hermoso dentro de la tristeza.

besos

Gloria ha dit...

Normalmente sigo tu blog que me parece espléndido y hoy me paro para darte un abrazo.

El poema precioso, dentro de la enorme tristeza.

Besos

Gloria

La sonrisa de Hiperión ha dit...

Un collar infinito, y toda una vida...
Saludos

Sarco Lange ha dit...

Sólo desde el otro lado de nuestros suicidios se puede empezar a odiar al mar, a las fuerzas que nos arrebatan lo que más amamos.
Nuestras fortalezas a veces valen menos que un vaso de soda.
Ponte en el cuello ese collar fabuloso que desde alguna parte del cosmos tu mamá te lo regala.

Un fuerte abrazo hermana.

Walter Portilla ha dit...

Marian, yo aún tengo la suerte de tener a mi madre viva, también a mi padre. Alguna vez me he puesto a pensar lo que sucedería cuando alguno de ellos se vaya, y lo he sentido en tus palabras. No por ser hombre dejaré de decirte que he lagrimeado. Me dolieron más, porque la tengo mucho tiempo lejos y no he sido capaz de acelerar los encuentros.
Besos y abrazos enormes querida Marian.

Poeta Carlos Gargallo ha dit...

Perfecto querida amiga, como siempre, felicidades. Un beso

Pd. Por cierto, ya tengo tu libro en mi poder.

Emilio Ariza ha dit...

Sin duda este es un poema que toca la fibra, tremendamente hermoso y triste, el cierre es la hostia Marian, Besos y abrazos

Bibiana Poveda ha dit...

Todas mis miserias te echan de menos, madre.


Marian, casi sin palabras. Has despertado (como si dormida estuviera) ESA ausencia. Y duele, y va a doler.
Un abrazo, de esta desconocida, que participa de este duelo que nos persigue.

thoti ha dit...

.. el atlético silencio que dilata el mundo.. el óxido de sus pasos.. esa certeza de su regalo infinito.. sin comentarios..

.. buena semana, Marian..

Noray ha dit...

Tan bello que me has emocionado. El último verso es sublime.

Un abrazo

PS: ¡Quién pudiera estar en ese homenaje a uno de mis POETAS preferidos!

LA PALABRA INVISIBLE ha dit...

Qué regalo más bonito le has hecho a tu madre con este poema, siento que ya no esté con nosotros, aunque siempre estará en tu corazón y si lo expresas con estas magníficas palabras, el regalo también es para nosotros. Voy a hacerme seguidor de tu blog, me encanta como escribes, ánimo y besos.

Luisa Arellano ha dit...

Ay, poeta,yo creo que ella te dejó ese collar infinito colgado en el amor compartido.

Eres grande Marian, muy grande, mi niña.

Muchos más besos que otras veces.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Yo sé que unos ojos lloraban de alegría al ver todo lo que eres capaz de hacer. De alegría y de orgullo. Yo los sigo viendo llorar.

Carinyo, avui he tronat a llegir el poema i m'he fotut a plorar com un idiota. Em remenes per dins ocellet.

Muac!

UnMontOndeCosasSinSentidOo ha dit...

El pasado Me desconcierta, El Futuro me atormenta y El presente me mantiene distraida!