dilluns, 17 de novembre de 2008

ESTE DOLOR DE MUSGO




La hierba se repite tan gris como el verde de los sueños,
que crecen descuidados
con un pie en el exterminio y el otro
rumbo a una risa tonta, clónicamente bella.

Devolveré al agua la ausencia maniatada,
en una lenta despedida que envejezca oblicua
como las huellas dactilares de un par de páginas,
los dedos huidos
o las cucharillas desgastadas
que buscan su retiro en las tazas y el café.

Devolveré la memoria escrita a los muros,
la que me quede
después de lanzarme en caída libre
por cada hebra descosida del bolsillo
en su pertinaz fuga hacia el lugar
donde nacen las palabras que no crecen.

Y ya desnuda, con nuevas puertas en las manos,
besaré este dolor de musgo, de día sin cuerpo,
de fotografía cruel y de multitud de destiempos fantasmales,
cartones, maletas, octavillas,
y una muerte embotellada, que proyecta su sombra
sobre la vigilia del gris arrugado de este pecho,
que aún espera entre dos luces.

10 comentaris:

Luisa Arellano ha dit...

Después de leerte, niña Marian, sólo me queda decirte: amén.

Amén, amén y amén.

Y es que me dejas sin palabras y sin aliento...

Giovanni-Collazos ha dit...

Tu lenguaje poético nunca pierde fuerza... y normalmente salgo disfrutando de aquí.

Un abrazo.

Gio.

JuanR Cuchhi ha dit...

clónicamente bello...Marian

Sarco Lange ha dit...

Y en ese muro nos hemos azotado todos una y mil veces y siempre tendemos a volver a desafiarlo. Pero te digo una cosa, Lady Flores, sólo tú me has demostrado este año que no hay muro en tu vida que pueda atajar tu caminar.

Te reconozco.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Pequeña luciérnaga, va quedando poca luz. Tu sombra me conforta.
Muac!

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Pues que así sea, mi querida Luisa, Amen.

Pero no te me quedes sin aliento que queda mucho por leer!! jejeje.

Besísimos.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Eso es lo único que importa Gio, que salgas de mi casa satisfecho.

Mil besos

Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Tiempo hacía que no te veía por aquí Juan, me alegro de reencontrarte.

Un gran abrazo
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

No sé si yo me reconozco o no Duende, pero me alegra saber que tú lo haces... es dificil a veces olvidar esos muros, y estoy convencida que en vez de olvidarlos lo mejor que podemos hacer es rendirles culto, de ese modo acaban siendo transparentes,....

Mil besos en Fa.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Sí queda poca luz... pero mientras haya un resquicio tú estrás en él.

Muicks!

MArian