dimecres, 27 d’agost de 2008

SIEMPRE ES DEMASIADO TARDE MÁS ALLÁ DEL SILENCIO




Duele desde el tejado,
el lamento en carne viva nos observa,
con sus brazos de pétalos negros
y ese aroma inconfundible que consigue la costumbre,
enmudece para hablar de sí mismo,
y acaba doliéndome también a mí el rigor de sus batallas.

Hilo, ovillo,
bobina de palabras secas.

Los niños muertos
juegan al escondite con el tiempo vacío,
su colección de cromos,
y un montón de canicas que ya no tienen prisa.

Y aquí estamos todos nosotros y el inmenso mar
conteniéndonos.
No cabemos en la fotografía
pero seguimos mirando, río abajo, muy abajo,
sin acordes ni violines,
con las alas dormidas entre las piernas.

No tenemos madre,
no somos más que carne cerrada,
y ese pozo inhóspito amenaza desde hace dos tardes
con vómitos de negra cabellera, olvidos de almizcle
y tragedias de azules infinitos.

Alguien me dijo una vez
que siempre es demasiado tarde más allá del silencio.
---------------------------------------------------------------
Poema Publicado en la revista Palabras Descalzas. Octubre 2008.





Poema incluido en una selección más ámplia de poemas de mi autoría traducidos al italiano y publicados en la revista semenstral especializada La Clessidra, nº 1/2010, Joker Edizioni. Septiembre 2010.

2 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Este es un extraño poema, pero es absolutamente divino. Me resulta terriblemente oscuro, ayer cuando lo leí, pensé en que era distinto a tus voces habituales, su oscuridad me resultó muy potente. Sin embargo hoy, al leerlo de nuevo, percibo una extraña esperanza en él. Los niños muertos juegan al otro lado. Y he vuelto a verte a ti.
Cuando no te veo en un poema, es porque llevo un venda en los ojos.

... nura tu

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Pero si no es nada malo que no me veas en un poema, al contrario... eso significan cambios, y los cambios son buenos, llevan implícita la palabra (nunca mejor dicho), evolución. Si siempre utilizamos los mismos giros, si echamos mano de las mismas figuras una y otra vez por el simple hecho de sentirnos cómodos con ellas, caemos en la repetición y acabamos por no aportar nada nuevo, no hay nada más triste que tener que decir: "es más de lo mismo", así que cuando alguien me dice que es un poema diferente que se aparta de mis cánones habituales (y mucho más tratándose de ti que conoces mi obra a la perfección) a mi me parece interesantísimo, y lejos de alejarme de ese camino, me invita a seguir investigándolo. De todos modos, uno no puede dejar de ser uno mismo, yo sí veo mis trazos en sus versos, y me alegra que hayan alcanzado matices distintos, repito, eso siempre es bueno.

Muchas gracias por ser uno de mis críticos más fiables.

Muicks!