divendres, 11 d’abril de 2008

UNA MUECA DE WAGNER SUENA A FALSETE DE CHOCOLATE


Son buenas las noches en que no se sangra.

Noches en las que una mueca de Wagner
suena a falsete de chocolate
y es capaz de quitarle a la luna la custodia
de cualquier dios en celo.

No te miento.

Cientos de ojos crujientes
se lanzan al abordaje por el caudal de unas venas
demasiado anchas
donde el silencio pare a los hijos
de los poemas muertos.

Hoy nos toca ser más humanos que nunca.
Deja que el cansancio se te embarque en los bolsillos
y haz gárgaras en el atrio de las catedrales,
puede que así logremos enseñarle educación a la fonética.

No te rindas todavía,
encontraremos la arruga exacta
donde poder maquillarnos con el relente de los puertos,
y los versos sabrán hacer de celestina
antes de que nazcan telarañas en los párpados de tu réquiem.
-----------------------------------------------------------


Poema publicado en el nº 16 de la revista Palabras Diversas (marzo 2009), perteneciente al poemario Un Blues no es suficiente razón para morir, galardonado con el 1er premio en el Certánem nacional de poesía Antero Jiménez 2006, Torredelcampo, Jaén, y publicado en el libro Duología Poética (ediciones Atenas, 2008)