dijous, 6 de maig de 2010

ES MUY TARDE PARA LAS REFLEXIONES DEL ESTÓMAGO.


Un paseo de mi lengua por la cresta de los dientes,
basta para tocar el exquisito sadismo de dios.

¿Le robaste la valentía al mar?

Yo sorteo la vagabunda idea
de sacarme los zapatos para sentirme viva,
mientras te recuerdo haciendo el pan
para los hijos de cada estrella
que te regaló su perfume cuando los dioses dormían.

Dibujar tus ojos duele,
duele tanto como el frío de la palabra
que desmiente la pupila y se revuelca.

Ya pagué la última factura,
pero sigues siendo una carretera incendiada
y es muy tarde para las reflexiones del estómago.

En la próxima esquina,
sí, quizá en la próxima esquina,
las palmeras vuelvan a peinar el vientre de las nubes.


-------------------------------------
Poema publicado en la revista digital Palabras Diversas (marzo 2009) en su nº 16, y perteneciente al poemario Un Blues no es suficiente razón para morir, galardonado con el 1er. Premio del certamen nacional de poesía Antero Jiménez 2006, Torredelcampo, Jaén. Incluido en el libro Duología Poética (Ediciones Atenas 2008).

5 comentaris:

Sarco Lange ha dit...

A pesar del dominio nefasto de la vida, ésta se derrite querubinamente en tu regazo.

...el sadismo de Dios....
SL

GEORGIA ha dit...

Respiro una nostalgia exquisita en todo el poema

un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Siempre hay una factura pendiente...
Qué bella la imagen de las palmeras.

La sonrisa de Hiperión ha dit...

Siempre habrá una esquina que doblar....

Saludos y un abrazo enorme.

Jorge ha dit...

Peinar las palmeras con sus hojas,
con su estatura,
el vientre entregado de las nubes.

Todo un reto y una delicia
poder imaginar este cuadro.

Un gran beso y un gran abrazo
Siempre tuyo Jorge