dissabte, 15 de febrer de 2014

DONDE LA LUZ PICOTEA MIS POSIBILIDADES



Suda el aire, la mañana se ha infiltrado
en mi desnudo como una blasfemia,
como un insulto vivo adulterando mi cuerpo.

Ardo mientras me hago inacabable,
renuncio a la vida mientras crezco,
mientras subo despacio por las resonancias
imposibles de mis nombres, y el eco de un paisaje
me perfora, devolviéndome a un amanecer
profundo donde la luz picotea mis posibilidades.

Mi abdomen es una herida gris
por donde escapan mis muertes, mis tardes
paradas sobre el pecho, el color de la conciencia
que inunda los errores, las cosas que no entiendo
y que me edifican alta y soberana sobre el barro.

Siguen ardiendo los huesos de mis paredes,
y despierto nuevamente sobre un febrero
intranscendente que me refleja, flaca
y puntiaguda, en la solapa tachada
de mi calendario.



Poema de mi próximo libro "Primaria, decisiva e inaprehensible", que viaja a Rumanía para el próximo festival Internacional de Poesía de Curtea d'Arges que se celebrará en Julio y al que he sido invitada.

5 comentaris:

ohma ha dit...

El erotismo parece que se cuela por una herida.
Precioso.
Saludos cordiales.

Sandra Garrido ha dit...

que bueno encontrarte, desconocía tu blog. Un fuerte abrazo

PMPilar ha dit...

con menos, acaso más posibilidades que arder sin llama, Marian

Abrazo

Marlene Denis ha dit...

Excelente poema! Tendré el placer de escucharlo de tu propia voz. Nos veremos en el Prat o quizás en Curtea...
Éxitos!!!

verónica ha dit...

Tus poemas tienen fisionomía de rasta, se dejan crecer salvajes, sencillos, envolventes; como la cadencia rítmica de una guitarra jamaicana. Nos abrazan.