dijous, 16 de gener de 2014

COMO EN PEQUEÑOS NACIMIENTOS





COMO EN PEQUEÑOS NACIMIENTOS


Se me clava la vida.
Erguido, el dolor se hace hombre
y abre mis piernas limonadas al verano.
Violento, el amor golpea la soledad
de mis raíces y palpita, necesario,
en las venas verticales de mi sombra.

Como en pequeños nacimientos el aire
me multiplica, oxigena los golpes tristes
de un corazón callado, desmantela el humo
tembloroso de mi boca, me aumenta
tendida sobre holocaustos hasta alcanzar
la caricia íntima de las nubes, el beso
domesticado de mi sangre, el rumor de
mis nombres, todo cuanto soy.

Lentamente, me piensan los sonidos
de un paisaje subterráneo, me convoca el mar
con su lengua horizontal y áspera,
me oigo arrojando la luz inservible del crepúsculo,
y mis playas se dan prisa, corren con la cadera abierta
para tragarse mis incendios, para morder
los ojos de mis riberas, para morir encima mío
y florecerme.



Marian Raméntol 
Poema de mi próximo libro, "Primaria, decisiva e inaprensible"

2 comentaris:

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

M'agrada: és un "poema-marianraméntol" molt i molt autèntic.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Deliciós com sempre. Serà un gran poemari.