dilluns, 27 de febrer de 2012

Acróstico Anagramático de Omar Crosa. Medellín.

Al mar os tornaste marinera
        -homenaje prestado-

                               A: Marian Raméntol Serratosa

Antes de que a alguien se le ocurra nombrarte antes que yo
L a leyenda dirá que este año los vientos soplaron en su contra y el miedo fue un dios de pacotilla.

M
e queda el dolor del barro cuajado en las pupilas, los sueños obesos de tristeza;
A
llí quedó encogida toda la ausencia pasando el aspirador sobre los días
R
osa donde revientan mis edades, cada vez más pequeñas, un par de sueños durmiendo sobre papel de periódico.

Olor a frío escondido, un nuevo caldo para ese invierno que es mi cúpula,
S
igues llena de julio, con el mar caminando hacia el aire roto, con los puños.

Te me fundes en la arena de un piano de cola muy negro reventada de amor y agua.
O
igo los altavoces que te cuelgan de los pechos y puedo imaginarte más madre que nunca
R
espirando la timidez del día y la infinita distancia de mi nombre,  última sombra sin aliento
N
o me convence el discurso de la fotografía que te imagina todavía en la alacena, donde va de visita el corazón
A
sumiendo el riesgo de los acentos en los límites atroces de tu huida sin heroicidades.
S
obre la tibieza horizontalmente húmeda que te imagina una y otra vez más madre que nunca,
T
e acompañan mis venas de cáñamo con el perfume más triste amarrado a la ventana.
Entre los pinchos de un poema cerrado el dolor se añade a sí mismo y llora sobre mi lápida.

Me quedo quieta en el poema, en este campo de batalla donde quien puede muere,
A
brazada a fantasmas desmedidos que nos susurran el terror a sobrevivir,
R
ecorriendo unos pocos metros de libertad antes de llegar al cementerio de dos por tres,
I
da hacia el recuerdo, y que la vuelta me emplace en digno olvido, sin prescripción de fechas.
N
ecesito una mejilla como último servicio al sufrimiento anónimo de mis letras intermitentes,
E
ntre las piernas un millón de acordes de tu fuga sueñan con morir en el próximo parto.
R
ompe la muerte como un punto de libro ecológico, y todo lo que queda, es un pulmón sudoroso.
A
ntes del anochecer, levanto los puentes levadizos y reconozco en la mirada de un niño el gesto del mar.



Acróstico Anagramático de Omar Crosa. Medellín. 27 de febrero de 2012.
Un precioso regalo en el día de mi cumpleaños.

4 comentaris:

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Un bello regalo bien merecido, estimada Marian.

Manuel Martínez Barcia ha dit...

Felicidades Marian, por tu edad en el mar, por el poema...

Un beso

Sarco Lange ha dit...

Un bello regalo. Yo hoy hablé con una contestadora. Le dije que te diera un beso. Los quiero. Los queremos.

José Antonio Fernández ha dit...

Feliz cumpleaños, Marian!!