divendres, 9 de juliol de 2010

POR LA ESPALDA DE UN PAISAJE A CARBONCILLO


Imagen: "Carboncillo sobre papel. 1994" de Luis Caballero (1943-1995) extraída de una magnífica exposición realizada por Gonzalo Fontanés y que podéis ampliar AQUI.


El silencio
ha puesto una señal de Stop en mi costado,
equivocando las costillas
con algún escollo morboso
que arroja por la borda,
de puro cansancio,
la luz a lengüetazos de las farolas.

La pena del mayor de los naufragios,
besó por última vez
la estampida de todos los azules
cuando por la espalda de un paisaje a carboncillo,
la cabellera de la noche
tatuó con las tres sílabas del adiós
todos los nombres propios.


Marian Raméntol
-----------------------------------------------------------
Poema perteneciente al poemario Los muñecos diabólicos de mi caja de pájaros, galardonado con el IX premio de poesía Vicente Nuñez, convocado por la Diputación de Córdoba.

10 comentaris:

J. F. Guíxols ha dit...

Formós poema, els versos rellisquen amb naturalitat

Sarco Lange ha dit...

Te veo caminar hacia el horizonte, con un boleto incendiándose entre los dedos.

Y te llamo...

José Antonio Fernández ha dit...

¿Qué decir? La poesía es para sentirla y poemas como este se sienten. Te felicito por el poemario que he ido leyendo poco a poco (la buena poesía es para tomarla a sorbos) y que he disfrutado y me ha enseñado nuevas perspectivas y nuevos lenguajes.

MiLaGroS ha dit...

Muy hermoso. Con tu estilo personal aunque menos abstracto.
Un abrazo grande poeta. ¿ Vienes al festival del Moncayo este año?

Jorge ha dit...

Trato de llegar desde el fondo
subiendo los escalones de tus versos,
agarrado a los cabellos de esa noche
con manos que efectuan silaba a silaba
tatuajes de despedida
tras la fuga de todos los azules
y el beso de la pena
de un naufragio supremo

Creo que voy llegando no se a dodde
con quejidos de ahogado,
uniendo mis osadias de temerario suicida
a los lenguetazos de tus farolas,
seguramente equivocando tu costado, tus costillas,
igual que las equivoco el silencio.

Un gran beso y un abrazo para Cesc
Otra vez por aqui con mis atrevimientos

FRANK RUFFINO ha dit...

De este libro tuyo no conocía nada. Espero leer más. Excelente.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

André Cruchaga ha dit...

Me encanta leer tu poesía. Esa audacia tuya de conquistar los azules de las escalareas hasta trepar al carboncillo del cielo.
Abrazos,

ANDRÉ CRUCHAGA

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Iba a decir: "¿Qué decir?", pero veo que ya lo ha dicho José Antonio. Yo también bebo a sorbos breves tu poemario y a veces noto que se detiene el tiempo: ¿de dónde sacas tanta magia?

Elisa Berna Martínez ha dit...

Tan contundente siempre. Como un tatuaje, perpetuo y doloroso quedan algunos recuerdos. Un abrazo poeta!

Laura Gómez Recas ha dit...

El desamor se esquiva por la víscera, por el centro del costado. Y se aleja por la espalda de un paisaje a carboncillo. Imagen exacta y compleja.

besos, Marian
Laura