dijous, 15 de juliol de 2010

LA DECREPITUD DEL OCRE QUE SE SABE PAN DURO




Imagen de la artista Marcela Bolivar (Colombia). Para acceder a una muestra de su obra cicla Aquí



Le temblaba de impaciencia todo el cuerpo en los labios.
Luís Rosales


Se te han caído los ojos y ahora es tu pecho,
loco de tiempo y cristales desleídos
quien me mira desde el aire urgente,
desde la caricia última,
desde el centro de la sospecha
de una verdad demasiado líquida
y la decrepitud del ocre que se sabe pan duro,
leche abandonada, cansancio seco, puerta rancia
dentro de ese armario sonriente
donde la luz se traga todos los pasos.

Con la vida puesta, me prestas la lluvia de tus dedos
para que sean imperdibles en mi frente,
sujetando las vísceras de palabras incoloras
que no se deciden a besar el papel
ni a deletrear los huesos,
y así se enciende la casa, los geranios
y la voz que necesito para redimirme.



Marian Raméntol


--------------------------------------------------------------
Poema perteneciente al poemario Con mi nombre doblado sobre la cama, galardonado con el premio nacional Acordes (Espiel). 2010.

15 comentaris:

José Antonio Fernández ha dit...

Un placer, Marian, siempre.
Un fuerte abrazo.

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

"me prestas la lluvia de tus dedos / para que sean imperdibles en mi frente, / sujetando las vísceras de palabras incoloras / que no se deciden a besar el papel / ni a deletrear los huesos". ¡Qué bellos versos, Marian, para descifrar el secreto esfuerzo y el dolor de la escritura!
Un abrazo afectuoso.

Luis ha dit...

Que gusto proporcionan tus letras. Según se va leyendo uno siente el descanso de lo que la vista ve y el alma siente.

Paloma Corrales ha dit...

Jo, qué maravilla Marian.

Un beso.

Anònim ha dit...

Bienventurado ese que puede mirarte
con los ojos del pecho
que son los ojos que mejor miran
y escrutan mejor que los ojos que
tenemos bajo las cejas
desde un pan que ha alcanzado
la gallarda solidez del ocre
y ha dejado que lluevan sus dedos
sobre tu frente
en una atipica uncion que tal vez no necesites
o quiza si la necesites
y nadie la advierta.

Un gran beso para ti y para Cesc un gran abrazo
Como siempre, Jorge

Amando Carabias María ha dit...

Magnífico poema sobre el dolor de la escritura, sobre la rabia de escribir.
Como siempre las imágenes abruman y lanzan al espacio.

André Cruchaga ha dit...

Marian, sencillamente exquisito. Ese jardín infinito de la emoción te lleva por esos parejes diamantinos de la escritura. Vas, peldaño tras peldaño, abriendo la ventana de las palabras.
¡Enhorabuena, poeta y amiga!

ANDRÉ CRUCHAGA

Laura Gómez Recas ha dit...

Cada vez que te leo, me introduces en una caja negra, sin más espacio ni tiempo que los que limitan tu poema. Y siento, y huelo, y veo, y percibo la entraña de lo que me dices con él.

Es maravilloso leerte, Marian. Te lo digo en serio.
Laura

GEORGIA ha dit...

Tantas metáforas poéticas satisfacen en demasía a mis ojos...un placer...siempre

andres rueda ha dit...

Que placer y admiracion siento al leer tus poemas,con esa riqueza de vocabulario.
Eres grande

abrazo

Andres

Sarco Lange ha dit...

Eso nunca o eso siempre, los semáforos rendirán sus beneficios

Eso NunCa o esO SIempRe
las malas inyecciones
curten a los perros frenéticos

eso
nunca
o eso
siempre

dispara
Marian...

Germán Vieco ha dit...

Hola guapísima, soy Germán. Tengo unas amigas/compañeras que organizan una tertulia muy buena el último jueves de cada mes (POLIFEMOS), y presentan trabajos y iniciativas potentes, sobre todo en poesía y derivados. Te dejo el blog para que le eches un vistazo
polifemosbcn.blogspot.com
el de Musa Rella
malditasmusas.blogspot.com
y el de Daniela
espaciosvariables.blogspot.com
polifemas y poetisas (polipoetisas) las dos. A ver qué te parecen.
Beso!!!

José Luis ha dit...

Un gran, gran poema.
Un beso, Marian!!

Anouna ha dit...

Es precioso este poema Marian, me he quedado impresionada de su fondo y forma.

Que dulce me ha sonado esa imágen "Me prestas la lluvia de tus dedos" Hay muchas más, dificil decidirse por una, pero esa me llegó fuerte. Una maravilla de poema, Felicitaciones.

Abrazos miles, Anouna

Daniel ha dit...

"Con la vida puesta me prestas la lluvia de tus dedos..."

Una hermosa poesía dentro de otra inmensa. Maravillosa poeta.

Saludos.