dijous, 28 de gener de 2010

MIS MANOS TIENEN UN AÑO DE GARANTÍA PRO-ESTALLIDOS


Imagen extraída de la red.

la amontonada
pulpa de tu corazón
se enfrenta a su pequeño
molino de silencio
Sylvia Plath


He entregado mi nombre de diario
a los cirujanos para que me devuelvan
la desnudez, esa fealdad simpática
que se apodera de mis atrevidas piernas
mientras pasean bajo la minifalda
de las mañanas, sin pudor ni acaloramientos.

Oigo cuchichear a las rosas.
A través del papel maché que las sujeta
planean entre bastidores
sobre el mejor modo de ahogarme
con la obscenidad del rojo que exhiben
antes de mi próximo intento
de usar la goma de borrar para desaparecer,
lo que aún no saben es que mis manos
tienen una año de garantía pro-estallidos
y que nunca tuve nada que ver con la pasividad
de un campo nevado.

La voz del veneno me seduce despacio
encadenándome a la amnesia de mi habitación
donde un único cuadro obscurantista
resume todo el color del cielo,
y la insatisfacción del mar se refleja
en una pupila que ya he visitado.

Demasiada sal en los ojos,
no me quedan risas ni muletas
el estanque no puede cerrar el párpado
y yo no dejo de mirar el reflejo de los muñones
en la base de mi espalda.

La tierra aún no se ha puesto el gorro de Chef,
con sus mil ojos de gusano
me tiende su anzuelo,
yo resisto como una leona, desnuda
pero no del todo.

Aunque tengo que reconocer
que desde que mi rostro no tiene boca
funciona sin averías, además
la marca registrada del verdugo
nunca mira hacia lo alto y no caduca.

Marián Raméntol
--------------------------------------------

Poema perteneciente a Pretendo que una guerrilla de poemas ataque de improviso el ático de Dios, poemario galardonado con el primer premio en el III certamen de Poesía internacional Villa de Ingenio 2008, del archipiélago canario, e incluido en el libro Duología Poética, editado por Ediciones Atenas, la portada es un diseño exclusivo de Cesc Fortuny i Fabré, quien colaboró con varias de sus obras en diferentes libros de la Editorial.

11 comentaris:

salvadorpliego ha dit...

Excelente!!!! Es muy buena tu pluma.
Bravo, poeta.

Un fuerte abrazo.

Amando Carabias María ha dit...

Yo también quiero que devuelvan la desnudez a mi nombre, para que pueda sentir todas las caricias del planeta.
Espléndido poema, tan lúcido y sugestivo como todos los tuyos.

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Al final acabaremos siendo trozos fragmentados en una mesa de operaciones.
El título es apasionante.

Juan R.Lopez ha dit...

COMO NO CADUCA LA MANERA DE SORPRENDERME AL LEERTE...
un fuerte beso.

Miguel Ángel Yusta. ha dit...

Besitos desde Zaragoza.Te enlazo en mi blog

CaminanteDeNoche ha dit...

Nacimos despedazados, la vida es un verdugo lento que nos marcó desde el principio con la muerte...

Tu estilo es inconfundible y sorprendente, Mariam.

Un abrazo

somos ha dit...

HOla que tal...
En esta noche me he encontrado con tu blog, pero lo mas interesante me he encontrado con sus poemas...
Me he qedado atonito al leer y ver cada imagen reflejando lo escrito...

la verdad me ha gustado y sin mas que desirle que es muy buena --

bueno creo que eso es todo

y me gustaria que visitara mi blog..

^^

bueno me despido y le mando un fuerte abrazo

y suerte..

adios

^^

Luisa Arellano ha dit...

Imparable, niña, tus manos no tienen sólo una año de garantía pro-estallidos, tus manos tienen garantizada la eternidad para que nos sigas deleitando con poemas como éste.

Mil besos.

J. J. García Rodríguez ha dit...

La voz del veneno de tu mensaje, de tu poesía, también, hay veces que seduce despacio, pero igual mira a lo alto y no caduca.

Un saludos.

José Antonio ha dit...

Buena poesía, Marian, me gusta por la forma de utilizar las metáforas, mezcladas esas imágenes con versos más coloquiales.
Un saludo y sigo leyendo.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Este poemario me encanta, ya lo sabes.