divendres, 22 de gener de 2010

LOS ACENTOS QUE DIBUJAN LAS ZAPATILLAS EN EL PECHO


Imágen: "Madre e hijo, New Mexico, 1979" by Joel Peter Witkin. La imagen ha sido extraída del blog Abeja con orejas de lobo.



Ven a cenar con mi cuerpo, a un beso de distancia
de mis vías digestivas donde la oscuridad nos enumera.

Sé perverso cuando llore la noche,
deja que la cabeza crujiente del mundo,
repose, despegada,
sobre el dramatismo dormido de mis ojos.

Moleremos juntos las palabras de hiedra,
los labios sudorosos del árbol en invierno,
la nuca sedienta de los peces, el cuello macerado
en el borde mismo del aire, las manos que se besan,
y todos los ingredientes necesarios
para ponernos el alma
y bajar a comernos los abrazos,
los mares hondos, los acentos
que dibujan las zapatillas en el pecho,
y los verbos con los que somos distintos,
detrás de nuestro retrato.


Marian Raméntol
---------------------------------------------------------------
Poema incluido en el portal La Parada Poética. Febrero 2011.





Publicado en el nº 7 de la revista 3D3 Revista de creación, del colectivo cultural Myrtos Gramma Al manar. Junio 2012.

16 comentaris:

Jorge Torres Daudet ha dit...

Una pasión muy sutilmente disfrazada.
Besos

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

Ayyyyy, te mete en un clima amoroso-erótico muy agradable.
Cuando eso sucede, yo pienso, que se trata de un buen escrito (poema en este caso). Consigue transmitir.
Besines. Te pongo como integrante de "Poética en Gredos" (aunque no hayas estado en La Lobera, sí has estado en Pradosegar (incluyo las dos cosas).
Más besos
Ángeles

Amando Carabias María ha dit...

Es difícil estar más cerca que a un beso de distancia las vías digestivas...
Eso es pasión declarada, pasión absoluta, desaparecerse en el otro, o como dices más abajo:
"(...)para ponernos el alma
y bajar a comernos los abrazos."

Sarco Lange ha dit...

Sabor a menta, éso, sabor a menta desde el primer verso hasta el acantilado enorme del verso final. Los paracaídas están demás, los suicidios golpean alquitranados la proa de tu galope.
Un abrazo
SL/RC

Luis ha dit...

Un poema que amanece rompiendo estandarte y termina con un hermoso canto a la esperanza de un alma nueva.
Me encanta descubrir puntos romos en las palabras áridas.
Eres una gran poetisa.
Gracias por compartir.

CaminanteDeNoche ha dit...

Gracias por visitarme guapa, poco a poco voy visitando yo también, que no quiero que se me queden los dedos pegados al teclado o el culo a la silla.

Tan impresionante es la foto como el poema. Impactantes y al mismo tiempo, hermosos

MiLaGroS ha dit...

Genial Marian . No se cómo lo haces ni de donde sacas ese torrente de creatividad.Un abrazo grande

KUBAN ha dit...

Magníficos versos que me harán volver. Gracias. Un abrazo.

Luisa Arellano ha dit...

A mí este poema me lleva sobre un hilo sensual, como funambulista derecho a su plataforma salvadora, pero al momento de poner el pie algo terrible ocurre... algo se transforma... algo se esconde.

Besos en la cuerda tensagisf.

santiago ha dit...

hermosos versos enlazados en un buen poema.
Un placer leerte y saludarte

Laura Gómez Recas ha dit...

Como siempre, rotunda. Un golpe a la retina del lector.

Es curioso, leo los comentarios y a mí no me ha sugerido erotismo o pasión este poema. Lo veo desde el punto de vista del desnudo, del reencuentro con lo más profundo, con lo auténtico que hay en nosotros y que, a veces, se atisba desde el exterior.

(La imagen, perturbadora)

Un beso,
Laura

Bibiana Poveda ha dit...

y los verbos con los que somos distintos,
detrás de nuestro retrato.
niñaaaaaaaaaaa!!!! como siempre, me queda esa cosa en el alma digestiva...
Reina, he recibido tus saludos a través de Jaume, muchísimas gracias. retornarán los míos con el rastafari-correo!!!
abrazoooooo!!!!

Meri Pas Blanquer ha dit...

Espectacular descripción del auténtico origen del mundo.

adaev ha dit...

COMO SIEMPRE UN PLACER LEERTE,GRACIAS

José Antonio ha dit...

Me gusta el juego de metáforas que utilizas en tus poemas.
Me quedo, pues me gusta tu escritura y puede enseñarme a mejorar la mía.
Un saludo.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

La cabeza crujiente del mundo es una prensa hidráulica,
el último bastión del napalm,
ese con el que los sueños inundan
de mierda las esperanzas.