dilluns, 30 de novembre de 2009

EL TATUAJE DE LA NOCHE, EN LA NUCA.


Imagen extraída de la red

El mediodía en el pasillo lleva llorando
una semana por su cadáver,
presiente el tatuaje de la noche, en la nuca,
tiene heridas de aire en el pecho y la cabeza rota,
palabras acostadas, enfermas como fetos
en la mano de un Dios abrazado al mármol,
y un mundo demasiado grande,
regateándole la vida a dentelladas.

Lo que queda de él se enciende bocabajo,
mientras se pregunta si es difícil
vivir en el giro preciso de la luz
cuando el silencio es la piel de las cosas
y duele mansamente
entre los escombros de la voz.

Si doliera en el asombro del muro,
en la sangre de cemento o en el rostro
de la ternura exiliada
podría dibujar hijos de miel en los rincones,
pero saber morir en el goteo que nos llama,
con la boca educada y la mirada en los huesos,
es como querer iluminar un hoyo
en el dintel del cielo cuando sobra el aire.


EL TATUATGE DE LA NIT, AL CLATELL

El migdia al passadís, duu plorant
una setmana pel seu cadàver,
pressenteix el tatuatge de la nit, al clatell,
té ferides d’aire al pit i el cap trencat,
paraules ajagudes, malaltes com fetus
en la mà d’un Déu abraçat al marbre,
i un món massa gran,
regatejant-li la vida a mossecs.

El que queda d'ell s’encén cap per avall,
mentre es pregunta si és difícil
viure en el gir precís de la llum
quan el silenci és la pell de les coses
i fa mal mansament entre els enderrocs de la veu.

Si dolgués en la sorpresa del mur,
en la sang de ciment o en el rostre
de la tendresa exiliada
podria dibuixar fills de mel als racons,
però saber morir en el degoteig que ens crida,
amb la boca educada i la mirada en els ossos,
és com voler il•luminar un clot
al llinda del cel quan sobra l’aire.

--------------------------------------------

Poema recitado por Enol Sanyago, en su versión catalana, en la bitácora Calle 73: Vica Voz V
Desde aquí agradecerle a Enol el gesto y la sorpresa.

11 comentaris:

Amando Carabias María ha dit...

Cuando el silencio es la piel de las cosas...

Hay demasiados silencios no sólo por fuera. Por suerte nos quedan los hijos de miel.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

No se cual de las dos versiones me gusta más, las palabras tienen una energía distinta dependiendo del idioma.

Muac!!

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

Amando Carabias me ha "robado" el comentario, y me alegra coincidir con él:

"... cuando el silencio es la piel de las cosas / y duele mansamente / entre los escombros de la voz."

Tres versos que, por sí solos, valen un buen poema.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

"cuando sobra el aire": qué imagen más exacta

Ana Muela Sopeña ha dit...

Impresionantes todos los versos que conforman este poema, Marian.

Te dejo un abrazo
Te leo
Ana

MiLaGroS ha dit...

Que hermoso Marian. Y que bien escribes. Me encanta tu creatividad. Tus poemas me emocionan. Tienen todos mucha fuerza. Un abrazo grande

adaev ha dit...

...Y POR TODOS LOS ESCOMBROS QUE SE QUEDARON EN EL ALMA...ES UNA SUERTE PODER LEERTE

Noray ha dit...

Desde el primero al último verso, este poema es una auténtica sinfonía de belleza. Prefiero disfrutarlo en silencio como las grandes obras.

Un beso

Emilio Ariza ha dit...

La vida nos tatua a todos, aprovecha nuestros silencios para hacer su oficio. Abrazos y besos

Luisa Arellano ha dit...

Me impresiona ese mediodía destrozado e impotente y el dios abrazado al mármol… Cuando no se pueden poner hilos de miel en los rincones… la vida se hace difícil.

¡Ay!... me puedes, poeta.

Esencia ha dit...

Tremendas letras que bien plasmaron la pesadez de las desesperaciones y los sentimientos dolidos...y cuando el silencio pinta de huecos el alma ,ufff

Con cariño, esencia.