dilluns, 19 d’octubre de 2009

CORTAFUEGOS ENTRE LAS CEJAS DE CIEN AÑOS


La Pared. Fotografía cedida por Sofía Columela.
La ilustración de este poema forma parte de mi propuesta de interacción con la imagen, un proyecto de colaboración para unir textos e imagen en un solo conjunto.



La calle se aprieta la barriga
para retener las vísceras de asfalto, ese sudor
que nos navega desde las ventanas, desde la piel
de nuestro hermano, desde la maleta
donde la noche guarda sus desaires,
testigos de la lluvia crecida,
mojados de ternura y escándalo.

La esquina de un horizonte bajito,
se sujeta la cabeza para parir bancales,
trenes de carga, brazos apilados,
pechos con el sol encima, así las piedras
son entonces casas de luz con el amor quemado,
cortafuegos entre las cejas de cien años,
un lenguaje lateral de metralletas jóvenes
apuntando al panadero, experto en amasarle
los huesos a la muerte, un pétalo sin sombra
que sorbe poco a poco el rojo de las almas
y que también apunta, esta vez a un cuerpo cerrado
por el tiempo, y todos ellos conteniéndose,
apretados y sin nombre, en la trinchera pétrea
de una mujer de escarcha.

Marian Raméntol
---------------------------------------------------------------

Sofía Columela, nacida en Cuenca y residente en Madrid, es la autora de la fotografía que viste este poema, podéis consultar su trabajo en el blog Estar al acecho

9 comentaris:

Soledad Sánchez M. ha dit...

Una iniciativa muy buena, Marian. La imagen se incrusta en el poema, y tus versos se entretallan en las piedras.

Muy bueno.

Un beso.

Soledad.

Amando Carabias María ha dit...

Siempre he sentido el paisaje, cualquier paisaje, como parte de mí mismo, como uno más de mis contemporáneos.
Magnífico.

Giovanni-Collazos ha dit...

"un lenguaje lateral de metralletas jóvenes
apuntando al panadero, experto en amasarle
los huesos a la muerte, un pétalo sin sombra
que sorbe poco a poco el rojo de las almas"

Muy bueno, Marian.

Logras atrevasarnos las imágenes que hay más allá de una simple pared de piedras. Me encanta.

Un abrazo enorme!

Gio.

Pepe Gonce ha dit...

Buena idea, veo el poema reflejado en la imagen.

Saludos.

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

Amiga Marian; qué buen juego haces en el poema.
Trinchera-mujer
Un abrazote

Ventana indiscreta ha dit...

Ya te comenté en privado la parte del poema que me impactó y que alguien aquí ha recordado. Sigo pensando en la fortaleza del poema desde su inicio, desde que la calle se aprieta la barriga. Aunque la segunda parte sea más onírica, que me recuerda mucho a Lorca en 'Poeta en Nueva York', el contraste tierra, asfalto se nos restriega con fuerza.

Besos y gracias por la propuesta.

Jaum"a" Vendrell (POETA A LOS 50) ha dit...

no veas super...rayos x en tu super pluma...Que grande...Besazos fuertes

Laura Gómez Recas ha dit...

La primera estrofa me parece magistral. Literatura. Es maravilloso encontrarse con ella en ese estado tan puro.

El resto es tan visual... la materia (como en los óleos) se agolpa en cada verso y lo vuelve urbanita. Escandalosa cárcel la de la urbe.

Un beso,
Laura

Adrian Dorado ha dit...

Apilando imágenes (como lajas) reconstruyes los intersticios del muro donde estallan (silenciosos) los crononautas mensajes.
Buen acople y mucho talento: una fórmula ideal.

Besazos