dimarts, 4 d’agost de 2009

LA SANGRE QUE DIBUJA CABALLITOS DE MAR ENTRE MIS MANOS


Imagen propiedad de Arturo Boyra/ www.oceanografica.com

El cielo siempre ha sido de los locos,
los únicos que saben cómo hacer para paralizar el día
detrás de su inefable noche.

Ya van cuarenta y dos años
y aún no he hecho mi maleta definitiva.
No he empaquetado la sangre que dibuja
caballitos de mar entre mis manos
y continuo metiendo mano a los poemas
por debajo de las sílabas
que es casi tan sacro
como un buen vómito de azufre
a las puertas del infierno.

No sé si tendré aguante en esta vida
y en todas las vidas que hay detrás de los espejos,
pero la artificialidad de los abrazos
cobran una vida violenta cuando lo intento
porque la poesía es un abrigo exquisito repleto de lanas y lunas
cuando se parten las cuerdas vocales de las manos;
entonces resulta fácil
pasar entre esas ráfagas de bites
que gobiernan trozos de distancias, y seguir vivos.
-----------------------------------------------------------

Poema incluido en la antología Arde en tus manos, editada por la Asociación Cultural Myrtos Gramma Al manar como selección de los poemas galardonados en la convocatoria Myrtos de poesía 2009.

16 comentaris:

Mónica Angelino ha dit...

porque la poesía es un abrigo exquisito repleto de lanas y lunas
cuando se parten las cuerdas vocales de las manos...

QUÉ VERSOS FANTÁSTICOS MARIAN!!

LA PALABRA INVISIBLE ha dit...

Siempre digo lo mismo, pero es que es verdad, bueniiiiiísimo.
Las cuerdas vocales de tus manos están intactas, puedes estar tranquila.
Un abrazo

Luisa Arellano ha dit...

Veo que Mónica me ha pisado el verdo que me ha dejado Ko...porque la poesía es un abrigo exquisito repleto de lanas y lunas

Todo el poema es geniallll!!!!!

¡Ole, tus "metáforas", corazón!

MiLaGroS ha dit...

Como siempre genial. Un abrazo

Juanra "Cuchi" ha dit...

la sangre es oscura coherencia...sístole...la sangre calma su sed oxigenada y ferrosa...diástole.

excelente Querida Marian.

Jorge ha dit...

Maria Ramentol Serratosa
o la imponderable facultad
de exquisitamente desubicar
al atrevido que te lea

Un gran abrazo con signos
de admiracion superlativa

Jorge

Anònim ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
Anònim ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
Emilio Ariza ha dit...

La poesía es un refugio para mirar al cielo sin importarnos ser su fondo. Quizás hace demasiada calor, abrazos del tiempo je je je

Ana Clavero ha dit...

Para qué hacer la maleta tan pronto si la sangre aún tiene que formar legiones de caballitos de mar en las manos.

Tus imágenes son siempre impresionantes, Marian. Te pido excusas por no venir tan a menudo como querría, pero hija, no sé que leches hacer para estirar el tiempo.

Un besazo

Nómada planetario ha dit...

Un placer contemplar esos malabarismos con las palabras, tan enigmáticos como los caballitos de mar.
Saludos.

lobo rojo solitario ha dit...

lanas y lunas
abrigo y luz
q más necesita un poeta!!!
muy lindo Marian felicidades
lobo

★. pacokafka ha dit...

Ahh! como bien dice ANA CLAVERO, siempre será pronto para hacerlas. A mí siempre me cogerá con las maletas deshechas y la ropa perdida.

Me encantaría vomitar azufre en la puerta del infierno y después beberme una botella de champagne muy frío. Aún si fuese la última.

Poseemos un magnífico abrigo de lunas y lanas, es cierto. El tuyo abriga más.
SALUDOS.

JAVIER SOLIS VASQUEZ ha dit...

PUES AÚN TE QUEDAN MUCHOS AÑOS PARA EMBIRGARNOS CON TU POESÍA Y SEGUIR EL BARCO EBRIO DE TUS DEDOS, NAVEGAR EN EL HOCICO DE LA LOCURA, EN LA SALIVA DEL CIELO ANOCHECIDO. MIS MÁS GRATOS SALUDOS Y MIS FELICITACIONES POR TUS ÉXITOS

JAVIER SOLIS VASQUEZ ha dit...

PUES TU POEMA ME LLEVA A LA LOCURA GUILLOTINADA, A LA MANO DE UN MANCO QUE TOCO UNA ESTRELLA LOCA Y ARRANCO TUS BESOS CON UNA ASTILLA,
MIS SALUDOS AMIGA

Bibiana Poveda ha dit...

¿Vos creías que me lo había pasado?
No
No
No
Lo que pasa es que se me hace inútil poner cualquier palabra ante tu poética.
Y encima, lloro, porque yo sí lloro sin vergüenzas, ante la belleza, ante el dolor,
ante la Palabra.
Abrazo, Marian.