dilluns, 29 de juny de 2009

LA LOCURA SIGUE ABIERTA EN LAS PAREDES


Fuente de la imagen: http://www.fondostv.com/images


Tráeme el dolor que tengo en el cajón del otoño
Lorenzo Gomis

Tocan a muerte.
Tú que has mamado la tristeza líquida de las cosas,
te resignas a pasear por debajo del día,
y procuras no tildar de pederasta al sol
cuando acaricia despacio el césped,
que no se queja.

Mi peso está contigo, duerme criminal
sobre tu carne, yo nací encima de la vida,
por eso te traigo el dolor de mis caderas,
el veneno en voz baja de mi boca,
la parálisis de mis manos cuando sueñan,
los límites del papel y la palabra que no ocupo,
el doble salto mortal de mi epicentro.

Tocan a tarde y la locura sigue abierta en las paredes,
con las úlceras del mar abrevando a los insectos
que no pagan arancel, alquilan habitaciones en la cutícula
del mundo para plancharse las alas,
para saberse vivos en la encía del poema, en el borde
del verbo empalagoso empeñado en besarles
y reventar luego, benditos por la última estrofa.

Tocan a hombre, y la sangre sigue ahí,
con su mirada umbilical, hambrienta.
--------------------------------------------




Publicado en el nº 7 de la revista 3D3 Revista de creación, del colectivo cultural Myrtos Gramma Al manar. Junio 2012.

10 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Estas campanas de carne, que golpean la vida con sus penes de sal,
siguen doblando por el guía
de la fosa común.
Y los hombres, con la boca abierta
esperan recibir el néctar negro
de la rapsodia.

Compte amb les ales, cuqueta.
Muac!

Georgia ha dit...

Que no calle nunca tu voz poeta...me quedo erizada...gran poema

un abrazo

Noray ha dit...

Me quedo en silencio ante tanta belleza. Sé que sabes que eres una excelente Poeta, pero permíteme que te diga que me haces disfrutar como casi nadie con cada uno de tus poemas.

Un abrazo

JULIA© ha dit...

A cada instante tocan a muerte, por eso fluye la sangre, ha de fluir a cada instante... sólo así tiene sentido.

Intensas letras.
besos niña.
JULIA

Bibiana Poveda ha dit...

a muerte
a tarde
a hombre
tocan la carne
sangre cutícula
tocan
los versos
de Marian, tocan, raspan, matan, enloquecen. no sacian.
y no.
abrazo-te, Lady querida. aprendo.

marcela ha dit...

me gusta tu onda jugada, fuerte, valiente. gracias

Emilio Ariza ha dit...

Démosle gracias pues a la locura por aguantarnos y gracias también por no sellar su paciencia, porque entonces las pareces serán nuestra prisión definitiva. Abrazos locos

Laura Gómez Recas ha dit...

Maravilloso el juego paralelo de la muerte física y humana entroncada entre los versos del poema.
Una maestría así no ha de pasar desadvertida.
Me quito el sombrero.

("La mirada umbilical": impactante)

Es un gustazo leerte. Un gustazo maravillosamente denso.

Laura

Fermín Gámez ha dit...

Bravo por ese virtuosismo en las imágenes tan bien elegidas, en las palabras que sobrecogen, escritas, pronunciadas, sentidas.

Sarco Lange ha dit...

A veces pienso que nuestras vidas es lo que escribimos.
Somos algo así como unos profetas endemoniados.

Bss
Roberto