divendres, 27 de març de 2009

UNA MEJILLA COMO ÚLTIMO SERVICIO AL SUFRIMIENTO ANÓNIMO DE MIS LETRAS INTERMITENTES



La sombra de trapo que me nace en las encías
es como un iceberg en la boca de mi sexo.
La joroba de la frente, la espalda de la cavidad más oscura,
el subsidio en el que me sucedo
hasta besar el nombre subrayado, prometido
en todos los desiertos.

Para olvidar la estimulación del clítoris en mis zapatos,
como lo hago con el abecedario de repuesto
que llevo en mis paisajes,
me abandono a la infección traviesa de los ojos
a la mancha en el cuello de la frase
el día de su graduación.

Me rindo a la honestidad del semen indeclinable,
ese que apenas respira
bajo la hipérbole del adjetivo que nos observa desde la tumba,
para que se apodere de mi ropa,
de la corteza de todos los labios, de la virginidad del verso,
y me haga polizonte de la delicadeza de los cadáveres
cuando se prestan las palabras, los párpados
y el vello repetido en la memoria.

Más que el viento calle abajo,
necesito una mejilla como último servicio
al sufrimiento anónimo de mis letras intermitentes,
y la dimensión panorámica
sobre el abismo que llueve a fogonazos.

----------------------------------------
Marzo 2009
Poema publicado en el espacio dirigido por André Cruchaga, Arte Poética. Diciembre 2009.

17 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Menuda explosión de imágenes! cada día más oscura, pero siempre impresionante.

P.S.: El de la foto, me recuerda a un profe de mates que tuve hace años.

Mamen* ha dit...

Mi mejilla a tu servicio preciosa.
Y mi abrazo. Te sigo de cerca.

Sarco Lange ha dit...

Cualquier cosa en eses términos se te dará por concedido, en todas las hipérboles y en cada gota sementeada de esdrújulas y cavernas parisinas.
Un árbol, unas raíces mudas, un hombre que va pasando por Montserrat y que grita cosas...

Muicks!!!

Emilio Ariza ha dit...

Somos náufragos de los días de sombras que dejan cenizas de imposibles palabras. Abrazos fuertes Marian

Felipe Sérvulo ha dit...

Marian:
La blogosfera tiene estas cosas: entre tanta medicridad, de tanto en tanto, surge un rayito. Voces amigas me han traído hasta tu poesía. Me felicito por ello y te enlazo para tenerte (perdona la expresión) a mano.
Aparte de mis labores poéticas coordino un grupo en Barcelona, puedes vernos en:
http://ariadna-web.org
Y si un buen día vienes a una de nuestras tertulias, eso ya sería demasiado.
Un abrazo.

Bibiana Poveda ha dit...

crudísimaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! bestial, fanática!
me siento una superviviente después de tus letras,
lucy, a tus pies y con su mejilla arrasada...
gracias, marian, me dejás un nudo visceral, pero no importa, las australopithecas hemos soportado mucho.
un abrazo, genia!

rodri ha dit...

sencillamente genial...la virginidad del verso...gracias por tus verso.

Elisa Berna Martínez ha dit...

Una llamada a la evasión, un estremecimieno que nos haga desaparecer de este ahora vulgar, nos posea y blanquee nuestra conciencia.

Un abrazo fuerte poeta!

Billy MacGregor ha dit...

Te haces arena en estos versos, ya lo creo, joder, y lo mejor-para el lector claro, que es quién disfruta gratuitamente de las imágenes-, se te lleva un viento.

Eso tiene que doler.

Adrian Dorado ha dit...

Me das una tropelía de fashes que encienden mi imaginario.
Sin respiro acometes, lúcida, hasta el origen de las cosas, llegas al borde cervical pero no tes desprendes, regresas
cogiéndote a los nombres, los sucesos, las intemitencias. Como siempre; Cruda, brutal y sin concesiones!

Olé!Olé! y Olé! me sacudes,coño!

JUAN JES ha dit...

MARIAN, me maravilla cómo demueles los lugares comunes, los tabúes y dignificas - con poesía -, lo atávico.

Cada poema es una bomba de hidrógeno.

Abrazos poeta!

MiLaGroS ha dit...

Marian. Es tremendo este poema. De una dureza extrema. Eres una gran poeta.

Pero quiero también felicitarte porque he leído por ahí que has recibido un premio en un concurso.
Me alegro muchísimo. Un abrazo. milagros

Luisa Arellano ha dit...

Vuelvo a marcharme, marian, pero te dejo mi mejilla y mi cariño incondicional.

Besos, corazón... y mucho ánimo.

hombrepez ha dit...

Una joya.

Me quedo mudo.


Abrazos.

Ricardo ha dit...

Marian, llego a tu blog a través de Milagros. Un poema muy bueno el tuyo aunque muy duro también aunque al final se abre un poco de luz, una pequeña esperanza en la gruta de la vida.

Un beso.

hatoros ha dit...

MONSTRUOSA POESÍA.
POR FAVOR, NO SIENTAS TANTO QUE DUELE. POR FAVOR. CUIDADO.

Paula Malugani ha dit...

Ay Marian, me gusta mucho tu pluma voladora, los precipicios de tu voz. Coloco aquí mi otra mejilla con la que sonreir a tu poesía. Besos.