dimecres, 4 de febrer de 2009

PAISAJES DE AVENIDAS DOMIMICALES


Fuente de la fotografía: http://i12.tinypic.com

Una ciudad averiada, incapaz de aglutinar
todo el cansancio de las habitaciones, la tristeza
de un par de medias sin su incendio, los hoteles
desnudos, las antenas señalando la impudicia del cielo
incoloro, desocupado,
y dos patas de paloma como puentes
por donde fotografiar los mástiles del puerto
nacidos en cautividad.

Un paisaje de avenidas dominicales,
crónicas de montes púbicos
escalados en otros suburbios de piel más amable,
relatos de bastones y zapatillas
al volver de su partida de dominó,
con los dientes negros de distancia y olvido,
las manos malhumoradas y el refunfuñar de los pies,
tan insistentes, recorriendo unos pocos metros de libertad
antes de llegar al cementerio de dos por tres
donde cada día entierran sus sueños,
y señoritas “colgate”, con sus batas blancas sonrientes,
les recuerdan en cinco pastillas de colores
que la vida es tan vieja como ellos.

Voces inacabadas aprenden urbanidad en las aceras,
desayunan un sándwich en el parque
con los ojos muy cerrados,
encorbatan el aire, y aprenden a respirar en solitario.

Hay ciudades
que necesitan binóculos para leer la letra pequeña
de las nubes.
----------------------------------------------------
Publicado en la Revista Literaria Baquiana (EE.UU), nº 63-64. Enero-abril de 2010.

17 comentaris:

amor ha dit...

las nubes son la mejor lectura, acá donde estoy, en mi ventana con las pruebas

roxana ha dit...

QUE BUENO! QUE PROFUNIDAD DE SENTIMIENTOS PUESTOS EN ESTA DESCRIPCION. ME ENCANTÓ!
UN GUSTO EN LEERTE. VOLVERE UN ABRAZO
roxana

Magah ha dit...

Las manos malhumoradas y el refunfuñar de los pies, en una ciudad ciega por la indiferencia.
Es lo que suelo ver, cuando algún respiro de lo cotidiano me permite leer esa letra pequeña.

Un abrazo

marisa ha dit...

Esa estrofa final es magnífica...Es una pequeña greguería que encierra todo un poema en ella. El poema soberbio, como siempre. Un abrazo

genetticca ha dit...

No hi ha cap lloc
ha on la bellesa sigui absent.
També riu la mandra per llevar-se
o la pedra grisa
que l'oblit ignora.

Sento un picarol
a la remor del cotxes i
Allá on els demés veuen pluja
jo veig un camp de blat
preparat per amassar-se.


Salut

Emilio Ariza ha dit...

Las ciudades guardan demasiadas miserias, pedazo poema, flipo siempre que te leo , un fuerte abrazo

Luisa Arellano ha dit...

Hay tanta letra pequeña sin leer en las ciudades... marian... y tú has sabido enseñarnosla con la magia que te caracteriza. Un final de lujo para un poema de lujo.

Besotessssss

Ángeles FERNANGÓMEZ ha dit...

¡Jooooo! Me has dejado alucinada con este poema, amiga Marian. Señalo esto no sé por qué, ya que en realidad me impacta todo. Tal vez por ser el cierre y la fuerza con la que cierra. Mi niña, qué bien hice en conocerte...
"Hay ciudades
que necesitan binóculos para leer la letra pequeña
de las nubes".
Besos

MarianGardi ha dit...

Marian, tienes un regalo en mi blog que te espera ansioso.
Un abrazo

Sarco Lange ha dit...

Cúspides de cráneos amarillos salen al encuentro de estos versos, sólo con siete paraguas oxidados y un mac donald con pus en vez de queso, para la gran cena amorfa que se servirá apenas salga el sol, un sol rey de los calambres.
Mientras tanto iré por un pastel, uno de guindas y serpentinas y te lo digo: en Cuba hay un extraterrestre y nadie ha dicho nada al respecto, ni Sixto Paz ni Obama, ni San Benedictus.
GLAX_MARIAN_AND_CESC
LUBRIS_POEMIS_BLOG_333

Te vi
entre
las calles
Ingrid

Yo
con una Virgencita
fluorescente

tus tacos
sobre la lluvia
pisando
sobre seguro

Santiago
es cada vez
más triste

Montserrat
se hunde
bajo
la lluvia

Y Cesc
tiene
que recuperarse
pronto

Elisa Berna Martínez ha dit...

Esos domingos que podrían perfectamente no existir en el calendario, domingos para olvidar, para dormir y despertar de lunes... Los retratas a la perfección Marian, con ese halo de tristeza e impotencia que rodea tus letras.

Un abrazo fuerte y aprovecho para darte las gracias por el premio, Marian, lo pondré muy pronto en mi blogl

GRACIASSSSS

thoti ha dit...

.. a veces un binóculo (que mal termina esta palabra..), a veces un microscopio..

.. es un arte como enlazas tantas variadas y acertadas percepciones, y la forma como las describes.. chapó..

.. saludos desde mis colina, Marian..

Noray ha dit...

El poema es un excelente retrato de la realidad de la ciudad que hemos construido en los últimos decenios. Una ciudad que se ha ido deshumanizando a pasos agigantados hasta convertirse, a veces, en cárcel.

La última estrofa es sublime.

Un abrazo

La sonrisa de Hiperión ha dit...

"Un paisaje de avenidas dominicales,
crónicas de montes púbicos
escalados en otros suburbios de piel más amable,"


Como impregna la tierra, nuestra vida.... nuestras formas de vivir, eh?
Saludos!

Mamen* ha dit...

Tu mirada, tan real, tan fantástica.

Me pierdo leyéndote, es un gustazo tenerte cerca.

Besos y besos.

Jaum"a" Vendrell (POETA A LOS 50) ha dit...

eso es lo que nos toca ver dia tras dia...esferas con nariz y ojos que se dirijen al abismo de la ¿felicidad? ...puajj !! poemazo marian...me tienes que explicar lo que hago con el regalillo, que no me aclaro...jajajaja...un besazo....

Georgina ha dit...

una gran lección de urbanidad ;)

majestuosa forma de narrarlo y un final perfecto

un abrazo de sonrisa magica

pd.gracias por el honor de darme tan sublime premio, ya lo recogí...un abrazote