dilluns, 16 de febrer de 2009

AMELIE ME ENTRAGA UN SOBRE CON EL SALARIO DEL MIEDO




Con media tonelada de nitro en las vocales
no hace falta tiempo para tener cien años,
la orfandad que vive en mi cintura
cita a la palabra con la muerte
cada vez que un estómago inválido
me mancha de petróleo los pezones
y deja que el paisaje me salte encima.

Al otro lado de la calle
las endivias son objetos preciosos
pero siempre que intento cruzar
la cabina pública grita mi nombre
y una cajita naranja
me regala el amarillo de la luna.

Los secretos se amotinan en los bajos
de un fotomatón, prófugos
como la lengua de asfalto que nos relata
la vida de los ciegos y el implacable molino
de todas las miserias.

Un muerto obsesionado por el temor a envejecer
me llama desde las fotografías,
me ofrece una taza de chocolate a las dos de la mañana
y me hace cómplice, antes de que despierten los insectos,
de un nuevo acto terrorista contra Morfeo
y su tremenda manía por cerrarnos lo ojos.

No hay nada detrás de la tapia.
A este lado de mi océano, los peces se deshacen
para dormir entre las coles de un verde escalonado
mientras una lluvia de canicas, me acusa
de no haber tenido hijos y Amelie me entrega un sobre
con el salario del miedo.

15 comentaris:

Emilio Ariza ha dit...

Marian me dejas flipando cada vez que te leo,

Un muerto obsesionado por el temor a envejecer
me llama desde las fotografías,

Te digo este , pero me quedo con todo el poema,
Abrazos

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Exacta la sensación que describes. Lo que no veo es Amelie entregando según qué sobres: de mí haría lo que pretendiera.
Besos.

marisa ha dit...

Tu capacidad de sacar partido a lo onírico es increíble...Con la boca abierta me tienes.
Besos, poeta

Giovanni-Collazos ha dit...

Que bueno! impresionante...

Gio.

thoti ha dit...

.. me gustó lo de la lluvia de canicas y muchas otras cosas más.. Amelie, un encanto..
.. bss., Marian.

Paula Malugani ha dit...

Marian, fuertes y frágiles pero siempre hermosas son las voces con que te pinta la poesía. Estoy encantada de haberte encontrado. Recibe un abrazo hondo y mi alegría multiplicada por tu nuevo premio. Olé!!!

Isabel Huete ha dit...

Hay sueños que se clavan como espadas en la boca del estómago, o realidades. Siempre me ha parecido que sueño y realidad son primos hermanos.
La vida es vida, simplemente; lo demás son adornos.
Poesía para meditar.
Un beso grande, mi niña.

Sarco Lange ha dit...

Dios mío lo que las palabras en buenas manos pueden llegar a provocar. Si tiendo a llorar después de poemas como este no sé si es porque siy bipolar, un estúpido intolerante, o simplemente que me dejo poseer por tu versos, peligrosos versos.
¿Cuál es tu línea para separar la cordura de la demencia después de haber escrito este fantástico poema, esta célebre pieza de colección?.
Yo me iría con cuidado.

Yo sigo en lo mío: quiero ser odiado por perros letrados.

Marian, Lady Serranía, amar tu poesía es perderse entre los trigales amarillos de esta banda ancha a veces sepulcral, otras veces puro paraíso. Una boda entre coyotes y sirenas.

Amiga-hermana, Chile está a 4 horas de diferencia de tu patria.
Tus versos polifónicos acortan las distancia a una brecha biónica.

Muicks!

JUAN JES ha dit...

Otra vez, otra ola, que estalla en la rompiente. Letras a la intemperie!

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Señora de las luciérnagas, tus voces palpitan como escarpas en mi cráneo.
Como millones de agujas de tricotar, que insisten en referirse a mi inconsistencia. A mi insignificante movimiento pulmonar.
Sigo viendo en tu obra esa maravillosa oscuridad que ilumina todo lo que toca.
Esos versos, que una vez liberados, se llueven como el ácido sobre el mundo de los hombres.
Por suerte, no existe ningún antídoto, y lo que queda siempre, es el sabor de la vida.

Un petó, ocellet.

Ana Muela Sopeña ha dit...

Poemazo, Marian. Ha sido un placer leer este poema sorprendente y fuerte.

Un abrazo grande
Ana

Antífona ha dit...

SUS TEXTOS SON MOMENTOS DE FUERZA, NAVEGACIONES Y NAUFRAGIOS QUE DESPIERTAN, QUE PROVOCAN...BELLEZA Y NOSTALGIA, QUE ACASO SEAN UN SOLO MILAGRO.
UN ABRAZO

Walter Portilla ha dit...

Marian, comenzando por el título, me hiciste recordar lo del salario del miedo, el tnt y el envejecimiento prematuro para trasladarlo de un lugar a otro.
Me encantó el paisaje de tu cuerpo, lo he imaginado con el desarrollo del poema, maravilloso.
Mi abrazo enorme

Jaum"a" Vendrell (POETA A LOS 50) ha dit...

una lluvia de canicas me acusa de no haber tenido hijos....es cojonudamente bueno todo el poema...que mas te digo ?un fuerte abrazo Marian...

Safo ha dit...

Gratamente me sorprendo
Perdiéndome entre renglones colapsados de sentir.
Descubrir mundos nuevos,siempre enriquece el alma y hoy la mía,siento rebosar.
No soy experta en palabras,ni mucho menos en literatos,
Pero lo que sí que sé,es cuanto me agrada y cuanto no
Y desplegando mi vuelo por tu espacio,el cual he invadido sin ser invitada a ello
Marcho con la dulce emoción de sentirme un poco más completa que cuando llegue.
Gracias por compartir.
Un Cálido saludo.