dijous, 11 de desembre de 2008

EL AUTÉNTICO CANTO DEL HOMBRE


Fuente de la fotografía: fotowho.net/Usuarios/amar_t_duele/Fotolog.html

Aun puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema.
Leopoldo María Panero.



Dicen que hay silencios
como raíces de grandes árboles,
su blasfema saliva mata el pecado de los niños,
oscurece nuestros pómulos
con el sexo abierto de la lluvia, demente
como la belleza de una flor prostituida.

Dicen
que se muere despacio detrás de la muerte.

A mis rincones les queda poco
para poner en orden su hostilidad.
La beatitud de las nubes
con su carné de gas ensangrentado
mancha la cobardía de mi casa,
su humillación, el dolor de su cielo en la nuca,
subiendo y bajando en ascensor por la memoria,
con la gravedad de las arterias anotada a lápiz,
poniéndole nombre a los truenos lunáticos
que se dejan oír por las tardes
mientras los relojes sufren sus peores pesadillas.

Dicen que el autentico canto del hombre,
es la disciplina de su tristeza,
directa, pura y definida.

16 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Tus visturís me han vuelto a reconstruir el espíritu.
El final del poema, me ha parecido una apisonadora transmutada en verso.
Una delicia.
Muac!

Sarco Lange ha dit...

Así es, Lady Arcoiris, el hombre, el fastuoso hombre, muere detrás de la muerte, y también detrás de cada blog hay un bloguero que pierde peso, mira al suelo, se deshace lentamente y gana altura. Entonces no hay más vuelta, despertemos al joven de Huidobro!!!

Leerte
es caer
sin vuelta
y sin
posibilidades

SL.

Walter Portilla ha dit...

Cadáver exquisito, Marian, el de Leopoldo María Panero.
De tu meditación sobre nuestra autenticidad, muy cierta; pero también lo es de las mujeres, Marian, de ambos, no? más que la felicidad, más que la ternura. No somos parecidos?
Claro que también puedo asumir que hablas sin distinción de género, pero quiero creer que no, que no es así.
Te abrazo fuerte, fuertísimo.

Standeuter ha dit...

Belo poema. Não sei se entendi ao traduzir livremente. Um abraço.

marisa ha dit...

Rotundo, bello y cruel a la vez. Un poema que arrastra , que invade, que nos obliga a mirar en nuestro propio abismo. Magnífico. Un saludo y un placer leer poesía con mayúsculas, desde la autenticidad. Un saludo.

Luisa Arellano ha dit...

Ese final es de antología, qué gozada, marian.

Un besazo, reina.

Georgia ha dit...

Tus letras invitan a prostituirse en pura poesía

mi abrazo

JuanR Cuchhi ha dit...

el canto del hombre puede transmutarse también si lo mezclamos en la Materia Oscura...

un poema Rotundo.

ejemplar

besos

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Una apisonadora para planchar las arrugas y disolverlas...

Muicks.
M.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Duende... Huidobro siempre ha estado despierto, es de esos grandiosos fantasmas a los que no se les permite dormir...

Mil besos en Fa.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

No me refería al hombre como sexo masculino si no como especie, Walter, por lo que estamos todos incluidos.

Besos
M

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias por tu visita standeuter, y hasta cuando tú quieras.

Un abrazo
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Muchas gracias Marisa por entrar en mi casa y decidir quedarte un ratillo, sé bienvenida.

Un abrazo
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias a montones, Luisa, tenerte cerquita es un lujo de los grandes e imprescindibles.

Mis besos
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Georgia! todo cabe en poesía, Georgia, todo...

Gracias por estar siempre.

Besos

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias Juan, siempre un placer tus visitas.

Besísimos
Marian