dimecres, 5 de novembre de 2008

ATASCO DE UNA HUIDA EN LA GARGANTA



El recuerdo lleva en el bolsillo palabras a medias,
partidas desde el corazón hasta la espalda,
drogadas de terremotos y trincheras
con voz de pájaro, éxodo, tragedia.

El borrador de los sueños deambula por la calle,
en un paseo dormido de fríos y oraciones.
Intima con los bares, las sombras y el silencio,
y del interior de su sombrero de copa
se oye el ruido del hombre
detrás de la última vocal desalquilada,
donde la voz de las ciudades
huele siempre a capítulo cerrado.

Y surge de repente, del álbum
donde las bromas del infierno suelen hospedarse,
una noche demasiado frutal,
exagerada de lunas y neones,
de lámparas desfallecidas y gritos muy quedos,
como atajo para llegar a ti, al atasco de una huida
en la garganta, a la parálisis del parto,
al tropiezo con el verso venenoso que te hará cuerpo
y que quizá consiga
que en el sótano de una madrugada insignificante
unos ojos abiertos por casualidad,
te tilden de poema.
 -------------------------------------------------------------------------------
Poema publicado en el nº 7 de la revista 3d3, Revista de creación. Junio 2012

4 comentaris:

manolotel ha dit...

Vengo de donde Luisa por la curiosidad y en verdad que me felicito de que me haya traido hasta este vergel poético.

Lo leido me parece de una rara calidad. Dicen que la única manera de crear en literatura es atacarla. Yo pienso que efectivamente tu poesía tiene esa cualidad de transformación de lo cotidiano en distinto y mágico.

Me gustá.

Un beso.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Dama del oxígeno, sigues transformando mi viento en sueños, y mis calaveras en un colchón de arena, donde los lagartos se arrepienten de sus fechorías.

Muac!

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias Manolo, encantada de tenerte aquí, yo también sigo a Luisa, nos conocemos de hace mucho y le tengo mucho cariño, me alegro de que te haya traido hasta mi humilde espacio.

Un beso y bienvenido

Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Mi oxígeno eres tú, Chamán de mis dias.

Muicks!