divendres, 10 d’octubre de 2008

TRAS EL RÉQUIEM DE LAS HORAS RECIEN NACIDAS



Soy parte del paréntesis de los labios,
la pausa entre dos gotas antes de la inmolación,
la inutilidad misma de un paisaje
que no suda la silueta del gesto.

Duelo, mientras la mirada de una mariposa
sube por los tobillos de la tarde
con la aventura en los párpados
y la mano en el sexo doloroso
soportando el semen que riza la piel indefensa
y prostituye el alba de pechos coagulados.

En la cintura descarnada se me agolpan horizontes,
el frío ignora el lugar y la fecha
del funeral de mis manos,
y el agua parece tan lírica cuando está sola,
que da casi miedo,
esbelta como la luz estrangulada,
como la presencia translúcida de la caricia
que llega tras el réquiem de las horas recién nacidas.

Mis huesos como puños
se hunden en los pómulos maquillados de silencio
donde la palabra roza la mejilla, apenas,
como un beso.

6 comentaris:

Sarco Lange ha dit...

Como una maqueta de huesos que estando ahí, esperando la savia del árbol de la nada, le da por irse de juegos peligrosos con sus amados y esdrújulos amantes.

Que seas tan feliz...

Mamen* ha dit...

Mis huesos como puños
se hunden en los pómulos maquillados de silencio
donde la palabra roza la mejilla, apenas,
como un beso.

No sé porqué destaco, todo es fantástico... Pero esto es espectacular. Tus versos rozan las mejillas apenas como un beso y tararean canciones dentro de los ojos.

Un beso Marian.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

El paréntesis de los labios sobrevive a la matanza, justo cuando los nobles gorriones, cortejan la mirada de una mariposa de cintura descarnada.
Y tus huesos, como puños, estrujan los ojos de los gatos de arena con sus pómulos maquillados de silencio, y los pies del tiempo enterrados en el lodo.

Muac!

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Cómo no voy a serlo si me acompañas tú, mi querido Duende? gracias como siempre por tu respiración.

Mil besos en Fa.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias Mamen, me encanta que estés aquí, es un honor y un placer.

Un beso
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Todo un poema como comentario, sería un ejercicio interesante recogerlos todos un día de estos, seguro que nos sorprenderíamos de las bellezas escritas, regaladas como salmos.

gracias por ser mi Chamán.

Todos mis besos.