dijous, 6 d’octubre de 2011

HACÉIS DE MÍ, UNA MUJER AZUL


Nada más gratificante que quien trabaja contigo se muestre satisfecho, aún mayor gratificación si además te lo dice con todo el cariño del mundo, para mí, al menos, ése es el mejor de los regalos.

Mi agradecimiento personal a todos los que hacéis de mí, una mujer azul.

Expresarte mi eterno agradecimiento por tu colaboración en mi humilde obra poética. Más allá del lenguaje, le has dado vida y color. Manuel Martínez Barcia (Bilbao)



No solo encontré un servicio de una profesionalidad incuestionable, sino también, un profundo interés mas allá del deber profesional. Cuando una persona ama lo que hace, se nota. Tanto la corrección, como la critica y el consejo, han hecho que mi trabajo se viera enriquecido muy por encima de mis expectativas. No tengo más que palabras de agradecimiento.Sergio de Simone (Barcelona)


Ha sido uno de los dineros mejor aprovechados de mi vida, no sólo ha sido un placer el ejercicio, si no que me ha abierto posibilidades que ni imaginaba.Francisco Carrascal (Sevilla) 




LA MANO QUE MECE LA POESÍA: No concibo siquiera en un acto de lucidez, definir con mis palabras lo que quiero expresar con mi poesía ya que pienso, ella misma se define. Tampoco sé a ciencia cierta hacia donde me dirijo con ella encaramada al cuello mientras esboza con la lengua en mi espalda la visión particular que tengo de ver las cosas; no estoy preparado para ello. Lo que si puedo decir es que es como un virus, como algo que palpita, que vive, que muta, que se contorsiona bajo el juicio del viento. Pues bien, las manos de Marian, y lo puedo asegurar, son las que mecen todo ese proyecto de letras; mi proyecto. Conocedora, estudiosa y ensayista de sus métodos poético-oníricos, (oníricos porque en múltiples ocasiones, he tenido que lidiar con ellos en sueños aún en estado de vigilia) Marian ha destripado el verso libre para que bebamos de sus arterias. Yo camino a día de hoy, borracho y dando tumbos por estos corredores de la existencia; borracho con torrentes de sangre cayendo de las comisuras de mi boca; si, he dicho bien, de mi boca que no es poco…Jaume Vendrell (Barcelona)

El trabajo de enviar los poemarios a concursos me llevaba mucho tiempo; ahora Marian se ocupa de enviar toda la documentación requerida y me mantiene al día de los trámites realizados, informándome previamente de los posibles concursos a mandar para que yo elija. Todo ello me permite dedicar más tiempo a escribir, corregir, leer...  Begoña Montes (Río de Janeiro-Madrid)

Hace unos días coincidí en el Ayuntamiento del pueblo donde vivo con un amigo que hace uno o dos años comenzó a escribir poesía y que ha asistido a las tertulias que organizo en mi casa. Me comentó que se había apuntado a un curso on line y que tenía una gran maestra literaria, estaba aprendiendo mucho porque era buenísima. Me prometió que me mandaría sus últimos poemas para que los leyera, pues soy muy crítica y los anteriores recibieron "su merecido" por mi parte. Al preguntarle quién era su maestra me dijo que Marian Ramentol. ¡El mundo es un pañuelo!, le dije divertida. Me dio una gran alegría saber que Marian había llegado hasta Sevilla a través de Internet. Bueno, seguro que tiene medio mundo metido en sus cursos on line.Marian es una poeta a la que admiro. Es magnífica, como lo fue su maestro y mentor (querido amigo de ambas) José María Pinilla.  Asistió a alguno de los encuentros que he organizado en Pradosegar a lo largo de los años y fue un placer escuchar de ella misma su poesía. 
Mi amigo concejal-poeta estaba feliz, eufórico, loco por la poesía y por su maestra. No me extraña. Estoy segura de que en la próxima tertulia me traerá poemas de alta calidad literaria.
Edith Checa, periodista y escritora. (Sevilla)


Quiero agradecerle a usted profundamente la ayuda que nos ha brindado. No solo nos aclaró ciertas dudas sino que con estas palabras usted ha llegado a mí. No siento desepción alguna al haberme comunicado con usted. Cuando leí su obra y la elegí a usted para realizar mi ensayo, esperada una persona muy condescendiente, intelectual y sobre todo dispuesta a compartir con estudiantes como nosotras, pues esa fue la impresión que recibí de su blog y sus textos. Debo decirle que no me siento ni un poco defraudada, entiendo que no me equivoqué. Quiero que sepa que tras haber conversado con usted tengo una nueva visión acerca de la poesía. Ahora leer un poema es algo diferente. Muchísimas gracias. Miriam Fernández, estudiante de la Universidad de Puerto Rico en el pueblo de Humacao.

2 comentaris:

Sarco Lange ha dit...

Azul, un azul de cielos mundiales, un azul jamás opacado. Un azul tremendo.

Abrz.

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Como la pitufina vamos.
Muac!