diumenge, 1 de maig de 2011

TAN SOLO ESPERO UN MILAGRO PARA ARDER.

Imagen autoría de la fotógrafa catalana Mar Olea, para visitar su obra Aquí


Me sobrepongo al azul incumplido,
paseo por la soberbia de su tumba
para dar el mayor salto
mortal sobre sus venas
pero en su regazo la orfandad
licuada me reconoce, me hierve
mientras asomo a la vida en el último
suspiro de la muerte
y un nuevo alfabeto
marino modula mis muñones.

Deambulo breve por el fondo sin salida,
con las brasas del invierno
hormigueando entre los dientes
me busco en la última lágrima transitable,
pero solo encuentro el abrazo
conmovido de la ausencia,
la geografía de unos ojos orillados
incorporada al coral, la heroicidad de madre
enredada a destiempo con las algas,
poseída por el peso proscrito de los sueños
que resuenan como golpes y huelen a consuelo
seco, a sangre náufraga, a trampantojo
en la memoria cárdena de la espuma.

Cuando despierto, me dejo florecer
por  un viento frío que me cruza,
no respiro, tan solo espero un milagro
para arder, simétrica y verbal,
sobre los muros con carácter de promesa.

Marian Raméntol
-------------------------------------------------------------------------
Poema perteneciente al poemario Pancartas incendiarias en mi pecho, galardonado con un accésit en la vigésimo séptima edición del Concurso de Poesía Ciudad de Zaragoza.

11 comentaris:

Lisola ha dit...

Gracias, Marian por tu visita.
Aunque hace mucho que no escribo, tenía esta deuda pendiente con ella, con esta mujer que una tarde lluviosa me dió toda una lección de humildad y vida. La tengo grabada en mi cabeza y también tengo grabada mi promesa de volver a verla y sentarme en la acera de la calle y construir palabras. Quizá cuando lo haga ya no esté y me remuerda la conciencia... pero no importa, hay tantos y tan solo quieren una moneda una mirada amable una palabra justa.

Sigo tus palabras, aunque parezca que no estoy presente.

Un saludo.

Amando Carabias María ha dit...

Dicen que como muestra bien vale un botón...
Despues de este poema, quien arde soy yo, y ardo en deseos de beberme el poemario al completo y dejar que su magia me horade por adentro...
Hay varios versos que revolotean en mi imaginación.
Cómo se agradece este regreso de un poema.

Sarco ha dit...

Te juro que extrañaba tanto una entrada, y me arrodillo, y quiero escapar, pero escapo hacia adentro, tu blog quema, tus letras arden, tu amigo permanece a la espera.

Los adoro.

José Luis ha dit...

Excelente poema!!
BesoS, amiga!!

Paloma Corrales ha dit...

El milagro es leerte y sentir cada una de tus metáforas, es espléndido el poema, Marian.

Abrazo.

Jorge ha dit...

Para arder en delirios de palabras
solo nos basta el milagro de tus versos "sobre los muros con caracter de promesa" de su derribo pronto y sostenido gracias al tenaz acoso de tus versos.

Como siempre vuestro
Jorge
Y otra vez felicitaciones por
vuestro exito en Madrid.

Elsa Tenca Mariani ha dit...

Conmovedor y bello poema,Marian!

Afectos:
Elsa.




www.po-etica2010.blogspot.com

Perfecto ha dit...

Siempre consigues sorprendernos con esas combinaciones estéticas que la palabra permite, cuando se le trata con tanta sensibilidad y maestría como tú lo haces.
Es un poema esplendido, Mariam.

Besos.

La sonrisa de Hiperión ha dit...

Como siempre un placer haberme pasado de nuevo por tu casa. Ya tenemos aquí el finde...

Saludos y un abrazo.

Albert Lázaro-Tinaut ha dit...

¿Quièn dice que ya no se escriben poemas de amor? Desde luego, no como los tuyos, donde fundes el sueño con la realidad e incluso con esa siempre fecunda ingenuidad de esperar un milagro. ¡Que sea, aunque parezca un sueño!
Un beso pirenaico.

MiLaGroS ha dit...

Eres fantástica Marian.cómo te admiro. Siempre me dejas sin palabras. Eres única. Un abrazo.