dimecres, 30 de setembre de 2009

LA FORMA SOLITARIA DE UN NOMBRE EN EL ESPEJO


La fotografía pertenece a Nuke y forma parte de mi propuesta de interactuación con la imagen, un proyecto de colaboración para unir textos e imagen en un solo conjunto. Los datos de la autora de la imagen los encontraréis al final del poema.



La vida, de ojos abiertos, memoria prenatal,
de mares resumidos
que nos empalan con la navaja erecta,
hasta que los cuerpos se desatan
y se apagan como un fósforo,
esa, la de harina,
la que me habla de las miserias de la lluvia
cuando acaricia los tejados,
del susurro del pelo negrísimo de la noche,
y de todos los ladrillos que nos unen por la espalda,
esa, la llevo subida al lomo,
para edificar futuros malheridos,
labios interrogantes,
otoños mudos para atrincherarse
e infancias apuntando
hacia la forma solitaria de un nombre en el espejo.

No suena muy bien ni muy dulce,
suena más bien a niño viejo,
a orillas estrechas, a dolor perdido, a anhídrido
carbónico en bocas de musgo, a palabras
arriesgadas mucho mayores que yo,
atentas al presente que pasa inadvertido
y se me lleva como mujer, como eucalipto,
como frase incompleta y por ello invencible.

---------------------------------------------------
Para la ilustración de este poema he tenido el honor de contar con la colaboración de Nuke, para quien crear es un modo de vida. Apasionada por la escritura y la fotografía desde muy pequeña. Tiene en marcha un futuro libro ilustrado por ella, ha publicado algún poema: "Que extraño todo sin ti", ha compuesto la letra de alguna canción con su buen amigo Israel Lorca: "Flores a destiempo", expuesto en el Teatro Lara la fotografía "LA ABUELA" y como próximas colaboraciones tiene en proyecto la portada y contaportada de un libro. Su obra la podéis consultar en:
http://retratosdeunavidadiscontinua.blogspot.com/
http://imagine-bynuke.blogspot.com
http://elrincondenuke.blogspot.com

10 comentaris:

Laura Gómez Recas ha dit...

Marian, qué perfecto. Comunicas tu argumento con una destreza impecable.
Me ha sumido en la reflexión este poema. Es un poema inteligente y filosófico. Te digo los puntos donde me he enganchado a tus palabras:
"la de la harina...", preciosa, ancestral imagen sobre la vida.

Me ha sorprendido que sea la infancia la que apunta al título del poema. Y después de la sorpresa, un gesto de admiración. ¡Qué bien, Marian!

"...a anhídrido
carbónico en bocas de musgo, a palabras
arriesgadas mucho mayores que yo..."

Gracias, otra vez por este regalo.
Y un abrazo a Nuke. Me ha gustado mucho.
Laura

Amando Carabias María ha dit...

Con tus palabras nos abres al mundo de las imágenes y dejas que la imaginación crezca y se alimente.

Ricardo ha dit...

Gracias Marian por la difusión de mi libro, he intentado dejar el mensaje en La Náusea pero no he podido, así que te lo dejo aquí.

Gracias de nuevo.

Un beso.

El Rincón de Nuke ha dit...

Marian, como ya sabes, el honor es todo mío.

Mi colaboración no sería posible sin éste gesto generoso tuyo que me ha permitido crear a partir de tus maravillosas letras y que cómo sabes me apasiona....

Agradecida de todo corazón.

MiLaGroS ha dit...

Marian. Eres impresionante. No se de donde sacas esa creatividad tan original y tan bella. Un abrazo grande.

Ana Clavero ha dit...

Te superas en cada poema, Marian. Es admirable tu manejo de las imágenes.

Un besazo

Noray ha dit...

¡Qué belleza!

"y se me lleva como mujer, como eucalipto,
como frase incompleta y por ello invencible"


¿Qué hago yo escribiendo? ¡Esto sí es poesía!

Felicidades por esta nueva joya.

Un abrazo

Giovanni-Collazos ha dit...

Marian, ¿Ya te dije que admiro tu forma de crear? ¿Tu poesía? ¿Tus imágenes? ¿Tu abstracción?... ¿Tu talento?...

Pues eso, soy repetitivo..

Abrazos.

Gio.

lobo rojo solitario ha dit...

es linda esta manera de integrar palabras e imagen. como toda experimentación tiene un riesgo y aveces sale bien y a veces no. pero el hecho de buscar cosas nuevas alimenta al artista
felicitaciones para las dos
lobezno a favor de la integración

Luisa Arellano ha dit...

¡¡Qué torrente, Marian, magnífico!!

Voy a leerme el relato, que voy con retraso y no me lo perdono. ¡podiossss! :)

Besazos