divendres, 4 de setembre de 2009

DESDE EL LÍMITE DEL RECUERDO HASTA LA RELIGIÓN DE SUS BRAZOS



A mi madre,
que ya siempre será de agua.

Los besos póstumos nacieron para doler,
y a mi me grita el vientre cuando te dejo mojada
y vuelvo a la vida dentro de tus ojos acabados,
flotantes como tu cuerpo para siempre.

Esos ojos de gesto tan pequeño, sonríen
desvestidos bajo la bisagra de los párpados.

Con la hipoteca de agua
que nunca acaban de pagarle al mar,
llevan el mundo en el aire,
callados como lluvia en la arena de julio,
como incendios bellísimos, catedrales feroces,
inviernos confundidos en los siglos de unas manos,
y la sangre despierta subida al caballito de lo vivo
o lo muerto.

Yo la veo y la mirada se anticipa
desde el límite del recuerdo hasta la religión de sus brazos,
donde las calles olvidan los bordillos, el tiempo
nortea más allá de las conjugaciones del horizonte
y las nubes desnudas
ofrecen velocísimas sus labios sin cielo,
apretados.

Me quedo suspendida, grave,
una isla dormida sobre el margen izquierdo del milagro,
sin partos de frambuesa y sin verdades.

Con las cicatrices creciéndose hacia atrás,
clavando alfileres en el origen del misterio,
espero de nuevo esa carne triste, súbita,
amada sobre el frío de una soledad perfecta,
blanca y eternamente suave
durante el norte de todas las horas que me queden.

-----------------------------------------------------------------------

Poema radiado por Inma Arrabal en la sección Poesía Lunática del programa emitido por Radio Unión Catalunya, Hijos de la Luna, dirigido por José luís Mateo. (16 de septiembre de 2009) http://www.radiounioncatalunya.com

15 comentaris:

Isabel Huete ha dit...

La herida no se deja cicatrizar aunque una lo intente con el recuerdo de los besos y el amor. Vendajes inútiles.
¡Cuánto la recuerdo! Y veo que tú también.
Un beso muy grande.

Luisa Arellano ha dit...

Se retuerce el sentimiento hasta el paroxismo en tu poema, Marian, embutido en esas imágenes imposibles a las que das vida como nadie.

Besotes, maga.

Adrian Dorado ha dit...

¡Ay! Marian...tengo a mis dos padres de agua.
Por eso, desde hace años sé que cada lágrima vertida expande sus moradas de cobijo y agradecimiento.
Con este poema me has calado hondo es que lo he hecho, completamente, mío.
Un beso

LA PALABRA INVISIBLE ha dit...

Magnífico poema, desgarrador y muy entrañable a la vez.
Un abrazo

Sílice ha dit...

Yo tengo a mis padres y a una hija de agua, Marian, así que la única palabra que se me ocurre es ¡Bellísimo...!

No sé si te dije que vuelvo a estar en la radio: Radio Unión Catalunya (90.8 FM).Todos los miércoles de 10 a 11 de la noche en el programa: Hijos de la Luna, con José Luis Mateo. Y ni que decir tiene que me agradaría leer algún poema tuyo. Éste si puede ser, ¿Por qué no me lo envías por email a: info@hijosdelaluna.com ?
Si entras un momento en mi blog, te enterarás mejor, pues se puede conectar el programa por internet.
Supongo que ya será más díficil que puedas venir a la presentación de mi nuevo poemario que será el jueves día 22 de octubre en una galería de arte: SETBA, (antigua casa de Lluis Llach y del pintor Ocaña)la presentación correrá a cargo de Carles Duarte y de mi cuñado Jaime Vándor. Ya te enviaré la invitación, por si pudieses venir, pero te aviso con tiempo para ver si te organizas.

Un abrazo,

Inma

Anònim ha dit...

LADY MOON, LAS LÁGRIMAS SON AUN MÁS ETERNAS QUE LOS MARES FÚNEBRES.

USTEDES DOS SON UNA MISMA SIRENA.
SL.

Allek ha dit...

pasaba a invitarte a mi caja!
un abrazo!!

Bibiana Poveda ha dit...

infinitamente agua, recuerdo, verso. para qué decir que también me llegan estas palabras, como parte de mi historia.
me dejo doler.
abrazo, Marian!

MiLaGroS ha dit...

¿ De donde sacas esta creatividad y originalidad?. Cada vez me dejas más alucinada. No se como te las arreglas pero calas hondamente. Un beso.

Poeta Carlos Gargallo ha dit...

...yo también tengo a mis padres de agua, pero también son luz, tierra y fuego, y todo ello dentro de este mismo corazón, mil besos amiga.

Roberto Farona ha dit...

Marian, qué bellísimo poema, está hecho con el alma en carne viva, gracias por compartirlo, besos

Ana Muela Sopeña ha dit...

Genial poema, Marian.

Me ha encantado leerte.
Felicidades
Ana

Adolfo Payés ha dit...

Hermoso poema. como siempre s un gusto leerte..

Que tengas una feliz semana

Un abrazo
Saludos fraternos

Ana Clavero ha dit...

Aunque sea de agua, siempre será tu norte, Marian.

Venir a tu rinconcito y leerte, es gozar.

Un abrazo enorme.

Konxita ha dit...

Conmouen les teves paraules, esferidores i d'enyorança (a la vegada).
Ulls petits plens d'experiència que parlaven .., tot i tenint la boca tancada,carregats d'emocions.
Emocions i sentiments que gesticulava un cos (el seu) que quan et veia i amb qui comparties una petita estona de temps, et dedicava un moment per somriure't amb una abraçada d'estimança.

Aquells braços que t'acullien i donaven calor al racó mes profund de tu mateix que tant esperaves
i li agraies.
Aquella dona però.., va marxar davant la crida misteriosa de "la mar" de la que tant gaudia en uns paratges plens de bellesa, i que tants moments d'alegria i pau li van dedicar.
Malgrat que la seva presencia ja no es aqui visible, ho es, en un altre lloc per tots desconagut però existent. El que sí se es que forma part de mi, i jo d'ella, per on vaig, on trepitjo, m'acompanyarà sempre,fins que tornem a veure'ns en una altra dimensió, així es com vaig decidir vull recordar-la!.
Una abraçada, Marian.