dimarts, 16 de desembre de 2008

Entrevista en la revista Letras y en el diario on-line El libre pensador

Entrevista publicada en la Revista Letras y en diario on-line El Libre pensador acerca del libro Comiendo Pelos como Herejía Poética. Noviembre 2008.


Últimamente he hecho varias entrevistas, sobre todo a Poetas; Poetas que viven, que sufren y que sienten de un modo peculiar el mundo y en él la Poesía, quizá como un medio, pero estoy seguro de que es más como un fin (al que sin duda se llega desde un principio), que en este caso podríamos definir como el desenlace del libro, quiero decir el libro hecho realidad, publicado por una editorial (Ediciones Atenas de Barcelona) y en los tiempos de la era digital en formato tradicional. De este modo ve la luz Comiendo Pelos como Herejía Poética en el que dos Poetas como Marian Raméntol y Cesc Fortuny han vertido, además de sus versos, alguna sangre de sus corazones.

Para introducir el libro qué mejor que leer un fragmento del mismo para que vayan tomando idea de lo que se avecina, si a uno, como es mi caso, le ponen el libro en las manos; yo, el martes mientras me dirigía a hacer una entrevista a la pintora malagueña Carmen Soto, me leí Comiendo Pelos como Herejía Poética de una sentada, el tiempo que tarde el tren en ir de Fuengirola a Málaga, y es que no podía parar, a pesar de que el paisaje mostraba un atardecer casi onírico, me pudieron los versos, la visceralidad de estos Poetas que me ofrecieron su particular visión del caos, del hombre, del espíritu, de la barbarie humana, de esa descripción de los cadáveres que según Marian y Cesc somos todos los seres, cadáveres pretéritos.

La verdadera mística reside en los ojos

de cristal de los muñecos,

cuerpos inquebrantables

carentes de espíritu

debatiéndose al borde del colapso,

ahora somos suficientemente buenos

para poder asesinar a nuestra gente.


1ª: Marian y Cesc, buenas y bienvenidos; para empezar la pregunta típica: ¿por qué ese título?

M y C: Ante todo, muchas gracias por tu amabilidad y entrañable trato. Respondiendo a tu pregunta, el título de un libro, o de un poema, es como su tarjeta de visita, el código de su ADN. En este caso, como el resto del libro, el título corre en varias direcciones, por una parte, la imagen de alguien “comiendo pelos” es en sí misma una herejía al buen gusto, una provocación al “estatus quo”, sea éste poético, social o de estilo, un poco a la usanza del viejo dadaismo. Por otro lado, devorar partes del propio cuerpo contiene un significado simbólico, en alquimia, autodevorarse simboliza al Ouróborus, el infinito, el espacio-tiempo, en definitiva, lo trascendente.

Existen diversas claves para interpretar tanto el título como el cuerpo del poema, símbolos relativos a la Alquimia, a la Cábala y a otras tradiciones místicas, que combinadas con técnicas como el “cut-up”, la gematría, la hipertextualidad o la meditación y buenas dosis alucinatorias, conforman un código con diferentes lecturas. En definitiva hay muchas maneras de interpretar “Comiendo pelos como herejía poética” tal como reza la cita inicial de Mateo.

2ª: Marian por lo que puedo comprobar en tu currículo tres libros publicados y la participación en dos Antologías Poéticas, además de los premios recibidos y obras valoradas en otros tantos concursos en apenas dos años: ¿Has caído de pie en la Poesía?
M: Ah!, ¿pero se puede caer de pie en la poesía? yo creo que en ella se debe caer caminando hacia atrás, pintando flores que crezcan hacia abajo, mujeres de aceite que nos amamanten con sus manos blandas o balcones que se prostituyan cuando la palabra descubra las trincheras, por supuesto es bueno y necesario conocer los pasillos de la gramática poética, su normativa, las ordenanzas, lo establecido, con todas sus baldosas brillantes y clonadas, porque eso nos dará las herramientas necesarias para mirarlo todo, el reto está, en hacerlo bajo un prisma no carcelario.

El resto es trabajo. Trabajo y compromiso para con uno mismo, aprender a caer y volver a levantarse, a mirar la trastienda de las calles y todas sus esquinas, sus perros, sus fantasmas, hacer visitas a los sótanos que todos tenemos en la cabeza, llamar a todas las puertas y, aún a riesgo de que nos acaben sangrando las rodillas, llegar al fin a esa explanada donde lo irreal es lo intangible, donde la palabra se adelgaza hasta convertirse en un mero perfil, un eco, una silueta de su verdadera naturaleza.

También juega su papel la suerte, yo he sido muy afortunada y a lo largo de mi aventura poética, se han instalado, como magníficos compañeros de viaje, Grandes (poetas y personas) que me han mimado, enseñado, corregido, apuntalado y me han ayudado a descubrir que más que caer de pie, lo que hay que hacer es lanzarse a esquiar hacia arriba.

3ª: Cesc, Músico, Pintor, Poeta y estudioso de diversas religiones, polifacético: ¿debe ser un artista multidisciplinar en estos tiempos para intentar entender y explicar el mundo?
C: En mi caso nada es premeditado, más bien me siento empujado a expresarme por todos los medios a mi alcance. Siento que el sustantivo “artista” me viene bastante grande. No creo hacer nada que otro ser humano no pueda hacer. Creo en la horizontalidad del arte y utilizo todas estas herramientas para hablar con mis iguales.

4ª: Ambos sois integrantes de la Revista La Nausea, Marian directora y Cesc fundador de la misma: ¿cómo surgió la idea de crear la revista?

M y C: La idea inicial surgió de la voluntad de crear una plataforma de difusión transgresora con tiznes sociales, políticos, filosóficos y artísticos. Desde sus inicios hemos publicado trabajos de diversa índole relacionados con la política de actuación de la revista. Con el tiempo, su ámbito se ha ido expandiendo, ya que se nutre principalmente de las colaboraciones voluntarias de poetas, escritores, filósofos, críticos de cine, y un largo etc, llegando incluso a abordar temas como esoterismo y religión.

5ª: ¿Tenéis las navajas muy afiladas y como cirujanos hacéis incisos en la piel de los sentidos con vuestros bisturís disfrazados de versos?

M y C: En el caso de Marian, los versos no son herramientas para embellecer lo que nos rodea, que es la mayoría de las veces “in-embellecible”, son una manera de exorcizar los demonios, de gritar el enfado con el mundo, y de provocar al mismo tiempo un K.O. técnico en el cerebro del lector.

En el caso de Cesc, la poesía representa una manera de expresar cómo siente el mundo y a través de su taller poético, conectar con el inconsciente.

Lo que nos une es la desesperación ante lo irreversible, el desgarro latente en nuestra percepción de la existencia.

6ª: ¿Creéis que hay esperanza para la humanidad?

M y C: Sin llegar a considerarnos misántropos, ya que no repudiamos a la humanidad, tenemos poca fe en lo que se conoce como hombre occidental moderno. Cuando ese hombre se mira en el espejo acaba aterrado de sí mismo. Su banalidad, su idiotez, nos exaspera, puesto que a pesar de su empeño en ordenar el caos, el hombre está inevitablemente abocado a la existencia. La única esperanza reside en reconocerse y aceptarse.

7ª: ¿La Poesía para generar cambio a través del inconsciente?

M y C: Por supuesto! a nuestro modo de ver, ese es justamente su campo de acción, la poesía debe situarse en la “otras escena”, su idioma es sugerir, invitar al lector a dejar que sus fibras se zarandeen sin intentar identificar cual de ellas lo hace o por qué, provocar que una pupila se dilate, que haya un cortocircuito en los poros de la piel, que el ritmo cardíaco “sienta” de manera primaria, no consciente. La poesía bien podría ser el lenguaje de una psiquis que está más allá de la razón, el lenguaje de los sueños o de las visiones místicas, no en vano los sufies la utilizaban para transmitir su conocimiento. .

8ª: Barcelona parece ser un hervidero de Poetas: ¿existen los bohemios, o son tan sólo un recuerdo?

M y C: Si nos estamos refiriendo a los bohemios de finales del XIX, efectivamente no existen, porque la bohemia ha cambiado como han cambiado los tiempos, creemos que hoy hay que buscarla en otros ámbitos, como las casas okupadas, aunque los manicomios siguen siendo un buen vivero.

9ª: ¿Qué opináis de las redes Poéticas?

M y C: Son fundamentales para todo aquel que quiera difundir su obra, y en algunas ocasiones hasta sirven como taller de aprendizaje e intercambio.

10ª: ¿Es primordial estar en los círculos de Madrileños o Barceloneses para ser publicado?

M y C: Si no tienes un buen padrino, ¡ni en París!

Si no escribes y no hablas de lo que esos círculos exigen, sudas tinta para que alguien apueste por ti.

11ª: ¿Existe rivalidad entre el los Poetas que escriben en Catalán y los que lo hacen en castellano?

M y C: Realmente no, eso sería como plantearse si existe rivalidad entre los poetas que escriben en francés o los que escriben en italiano, no se trata del idioma, lamentablemente la poesía no se lee, en general.

12ª: Volvamos a Comiendo Pelos como Herejía Poética: ¿sois poetas herejes?

M y C: Entendemos nuestra herejía, tal como la definió Andreu Navarra en el prólogo de “Domicilio de Nadie, muestra de una nueva poesía barcelonesa”, como una forma de dar rienda suelta a visiones devastadas y alucinatorias y explorar la cotidianidad de una forma oblicua y dislocada a través de una acumulación de indudable estirpe irracional.

13ª: Llegado a este número de la entrevista siento algo de nostalgia, pero la verdad es que no sé muy bien por qué, quizá porque a estas alturas mi corto ingenio de entrevistador se ha extinguido, o la poca luz inspirativa que iluminaba las anteriores preguntas se ha apagado como el candil de Diógenes. No queda más remedio aunque sea exprimiendo lo poco que queda de mi intelecto que hacer la pregunta trece. Así que ahí va: ¿Sois unos desencantados, unos nihilistas afrontando el maremágnum de esta absurda humanidad?

M y C: Más bien es la humanidad la que es nihilista y está definitivamente desencantada. Si entendemos que la existencia humana, no posee de manera objetiva ningún significado, propósito, verdad comprensible o valor esencial superior, y por lo tanto no nos debemos a éstos, sí, somos nihilistas.

Muchas gracias Marian y Cesc por haber contestado a mis preguntas y por acceder a que os hiciera la entrevista. Vuestro libro es como un regurgitador que sirve al buen sentido del vómito para limpiar los excrementos internos, tanto por el tercer ojo como por el que descuartiza sensaciones escupiendo versos, los versos que habéis escrito en este Comiendo Pelos… el único veneno para soportar el descalabro.

Invito a la lectura de este Poemario, aunque quizá definirlo como tal sea, incluso, algo irrespetuoso con su contenido, porque sin duda, es mi opinión, Comiendo Pelos… está más allá de la limitada definición que no hace justicia a la genialidad con la que está escrito el libro: verdades que bucean, que a duras penas se abren camino entre la basura mezquina y mediocre en el mundo que los Poemas de Marian y Cesc retratan, ese mar de basura y putrefacción en el que ellos han colocado nuestros cuerpos, nuestros pensamientos, nuestros equívocos y aciertos, al fin y al cabo en el lugar que nos corresponde.

1 comentari:

Ana Muela Sopeña ha dit...

Muy interesante la entrevista, Marián.

Ha sido un placer transitar por ella.

Muy buena imagen la de esquiar hacia arriba.

Te felicito por la poesía y por la entrevista.

Un beso grande, amiga poeta
Ana