divendres, 7 de novembre de 2008

NO HUBO APENAS MAR EN EL DESNUDO ABIERTO DE TUS OJOS





Esperaba, eterno, en el lugar de mis ojos.
Eduardo Moga.



Me sorprendió la pista de aterrizaje
en la que las palabras evacuaban su significado,
tan perdido e inútil detrás de las pupilas,
como un puño en el estómago de esta ciudad ajena a ti,
mientras yo abrazaba herida sus postes, su noche,
sus inmóviles tentáculos, y me sentía estúpida
como una flor en el ojal de tu dramática mejilla.

Esperaba que la hemorragia de la lluvia
se hiciera pecho en el vientre de mi casa,
arteria para cruzar la tarde
con las cosas importantes en los bolsillos,
pero no hubo apenas mar en el desnudo abierto de tus ojos,
ni charcos donde hospedar la última mirada
de un tiempo innavegable.

Esperé la frontera, el sepelio de los pasos,
habitaciones encendidas que vinieran a mí como madres,
con dos brazos en ruinas yendo hacia el frío,
pero no hay páginas que penetren en el silencio necesario
para anotar el dolor maduro de tu nombre.

No me queda papel de regalo, sólo mil cajas vacías
y un paseo junto al miedo,
tus zapatos solos,
y ese cielo ido, sin misterio.

8 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

la hemorragia de la lluvia
regurgitada en el el sepelio
del dolor maduro
fronteriza con sus vientres
abnegados

los charcos son abortos de océanos

el tiempo innavegable
supura la barca cuyos remos
de papel de regalo
esparcen mil cajas vacías

apago la luz, y te toco, quieto

Sarco Lange ha dit...

Te veo, Primavera, avanzando por la calle muda con tus cabellos como lágrimas de luna y soportando un frío inmaterial, pero que hiela hasta el alma (como me dijiste por ahí en el 2006) y desafiante sigues interpelando a los semáforos turcos y con mil preguntas cruzas todas y cada una de las calles que te ven con sorpresa pasar.

Elisa ha dit...

Kilos de soledad, ciudades enteras, epidemia de tristeza como decía Sabina. Me quedo con la postal de la noche abrazándote, lo mismo que tú a esa farola.

Un abrazo.

PD: Me ha encantado!

ha dit...

Excelente poema Marian...

El ultimo parrafo me parece desolador

Me ha gustado mucho

Un placer leerte por estos rumbos

Saludos

Bismark Estrada

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Un poema dentro de otro poema, como tú, que eres el mejor verso de mi vida.

Muicks!

M.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Mi Gran Chamán, cuántos caminos compartidos, verdad? hace ya tanto, mucho más allá del 2006, donde de repente los abriles cambiaron de significado.

Mil besos en Fa.

M.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias Elisa, las ciudades son aterradoras a veces, tan llenas de anonimatos que sinembargo no paran de nombrarnos...

Un abrazote
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Bismark! sorpresa y alegría de encontrarte aquí, gracias por venir, querido amigo, gracias por reunirte conmigo despues de tanto tiempo recorriendo juntos otros espacios.

Un beso y bienvenido!

MArian