dimecres, 26 de novembre de 2008

ENTRE MIS LABIOS CERRADOS Y MI MIRADA ENVEJECIDA



Incluso la felicidad sexual es un plan a largo plazo
para que la mente siga en movimiento.
Allen Ginsberg




Puede que el mundo eche de menos
la dinamita de los bosques,
cuando intuye la idea de la muerte
y nos subimos todos a bordo,
o puede que el mundo me eche de menos a mi,
que no veo el momento de rendirme
con la vida instalada en el último vagón de mi viaje.

La espina dorsal de una página en blanco
nunca sobrevive a los momentos hermosos
porque los sabe asesinos cuando se van;
nos dejan como idiotas ante la ventanilla
de cientos de bestias de vapor
que autografían con sus azules rápidos
todos nuestros cementerios.

El cielo espera a los peces sobre la cornisa
con sus brazos antiguos extendidos,
yo lo veo allí arriba,
gente de arena colgando de su vientre,
malos vientos en la maleta, lunas descuartizadas,
granizos y milagros de poca monta,
y de sus bolsillos saltan muñecos
en busca de sus padres lisiados, todos náufragos.

Pero yo ya no puedo tragar más agua,
la sal resbala por mis dedos, borro el sabor
de mis manos cromadas, los libros
donde solía soñarme un poco
y por el lagrimal partido en dos errores,
veo mi horizonte suicidarse en voz baja,
entre mis labios cerrados
y mi mirada envejecida.

11 comentaris:

Cesc Fortuny i Fabré ha dit...

Por supuesto que el mundo echa de menos la dinamita de los bosques, pero para eso has sido materializada, para echar tú la dinamita al mundo.

Allen Ginsberg + Marian Raméntol = Iroshima

Luisa Arellano ha dit...

Por ahí abajo nos respondías algo así como:
"por vuestro aliento sigo" Te juro que me entran ganas de respirar para otro lado... jejejeje es que no me das tiempo a saborear tus platos linda cocinera.

Eres un torrente, niña.

Besazo.

Georgia ha dit...

Para variar un poco mi comentario:

Me ha encantado tu poema :(

tienes una fuerza mujer que hace que mis ojos se vuelvan dinámita ante el bosque de tus letras

particularmente el ritmo de este poema me partió en dos, lo disfruté montón.

Un abrazo explosivo

el piano huérfano ha dit...

esta bien escrito me gusta mucho, pero conmovedor, te llevaste parte de mi en este post

Elisa Berna Martínez ha dit...

Todo este circo parece dejarnos cansados, y es mejor dejarse tragar por el horizonte, que esperar un nuevo amanecer. A veces... Me ha encantado Marian.

Un abrazo!

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias a todos, sois mi alimento.

vuestra siempre.
marian

ingles ha dit...

Cuadro de Bosch, una luna transpirando partituras de greda, asesinatos demenciales que terminan en suicidios. Alimentémonos de esa sangre, del más puro de los desengaños. Saciemos esa sed que aniquila la risa y le deja ésta a los cachorros de las sombras, a esos muñecos sin muecas, muñecos sin dios.

Me sumo al invierno independientemente de la estación del año.

Sarco Lange ha dit...

Napoleón naufragaba adentro de esas imágenes, veía cómo los asesinos hacían la señal de la cruz antes de entrometerse en la matanza.
Me sumerjo y me mojo y no hay nada más hermoso que estar deprimido y mojarse sin parar.
Autentifico la batalla y le doy mi bendición. Bah!, maldigo el sol porque es categóricamente orgulloso.
Y esos niños, esos muñecos, ese malabarismo secular me lleva indefectiblemente a rasgar las ropas para descubrirme profeta de las causas inconclusas.

Se acerca Navidad y nada es prudente.

Un beso, un abrazo, una lectura de Tarot, dos hielos y un ropero de esos en que abundan las preguntas.

Sarco Cantele Lange Roberto Francisco fractalizado en un Cabré.

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Gracias por sumarte Ingles, y por decidir quedarte en mi casa.

Un abrazo
Marian

Marian Raméntol Serratosa ha dit...

Duende.... eso lo resume todo.

Mil besos en Fa.

Ana Muela Sopeña ha dit...

Siempre la belleza, originalidad y fuerza en tus letras, Marian.

Eres una POETA (a mí me gusta decir POETISA, pero parece que esta palabra no se lleva) como la copa de un pino.

Mis aplausos
Un beso

Ana